Luenzo: "el vaciamiento de los medios públicos atenta contra el federalismo informativo"

En el marco de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, el senador nacional Alfredo Luenzo, presidente de la comisión, convocó a representantes de los distintos sectores de los medios públicos y prensa debido a la enorme preocupación que existe en el sector tanto por los despidos indiscriminados de trabajadores de la Agencia de Noticias Télam como por la política comunicacional que está llevando adelante el gobierno nacional.

“El Estado tiene la responsabilidad de llevar adelante una mirada justamente “de Estado” a lo largo y ancho del país. Tenemos un problema muy grave con los despidos y con el vaciamiento informativo en todo el interior de la Argentina. Más allá de un tema laboral, es un tema de fondo, en cuanto a qué queremos hacer con la política comunicacional y visibilizar al país desde el Estado. Los medios públicos tienen un rol fundamental. Son los que a través de la información construyen identidad nacional”, expresó Luenzo al inicio de la reunión.

Al respecto, Luenzo aseguró que “la situación de los medios públicos es muy preocupante. No se trata solo de los despidos, sino que parece más un plan de apagón informativo como concepto federal que una cuestión de achicamiento del Estado. Es una situación profundamente ideológica, un diseño de país, de cómo construimos esa identidad a partir de no tener voces que nos puedan devolver desde cada rincón de la Argentina qué es lo que nos está pasando como país”.

En ese contexto, representantes de APBA, Asociación de Prensa de Buenos Aires, manifestaron que se han cerrado corresponsalías en el interior del país y provincias como “Catamarca, Formosa, Misiones, Chubut, entre otras, han quedado aisladas. Ensucian con el tema ideológico a los compañeros y muchos de ellos han luchado siempre por la democracia”.

Por su parte, desde SIPREBA, Sindicato de Prensa de Buenos Aires, aseguraron que se trata de “un desguace de los medios públicos. El ministro Lombardi está llevando adelante un vaciamiento de casi todas las corresponsalías del interior. Buscan callar voces. El país se va a quedar sin cobertura porque los pocos compañeros que quedan para cubrir no van a tener cómo hacerlo. Está claro el objetivo. El gobierno no quiere que exista una agencia pública plural y federal”.

SITRAPREN, el Sindicato de Trabajadores de Prensa, a través de sus representantes, expresó que “nadie controla que se hace con la pauta oficial. Nadie controla el centimetraje en medios gráficos, ni afiches en vía pública. Tampoco si se cumple con la pauta. Esto lo hacía Télam.

Es la única agencia federal con 27 corresponsalías en el país, que lleva información a la Ciudad de Buenos Aires y de ésta al interior. Hoy, con el cierre de corresponsalías, y en algunos casos con una sola persona a cargo, las provincias quedaron aisladas. Van a depender entonces de los trabajadores freelance de los medios privados. Esa es la política del gobierno”.

Desde SATSAID, Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y Datos, argumentaron que “esta política cercena el desarrollo tecnológico que durante años viene trabajando la TV Pública, cuya función es, entre otras, llegar a donde la TV privada no llega. La

TV pública creció en tecnología y calidad. Se crearon señales como Encuentro, de donde despidieron a muchos trabajadores, y Paka-Paka, que más allá de cualquier identidad ideológica, si educamos a los chicos educamos a los adultos El gobierno no quiere voces distintas. No es un problema de austeridad sino de vaciamiento para tener su propia TV pública”.

Por su lado, los representantes de APJ, Asociación de Personal Jerarquizado, expresaron que se trata de un “vaciamiento económico, productivo y tecnológico. Estamos teniendo 48 puntos de rating con la transmisión del mundial de futbol. Esto significa que cuando se ofrece contenido de interés, la gente mira la TV pública, pero solo tenemos un 19% de producción propia. El costo del vaciamiento económico lo pagan los trabajadores que tienen 30 años en el canal, quienes fueron logrando con trabajo y dedicación, una TV pública de calidad”.

En el cierre, Luenzo manifestó que “luego de haber escuchado a los distintos representantes de los medios públicos y de los sindicatos, creo que el balance es bueno mientras mantengamos vivo el debate. Este es el desafío, que no debe agotarse en resolver la incorporación de los trabajadores despedidos sino que hay que discutir política comunicacional. Es ahí donde se define qué tipo de país tenemos y cómo nos paramos frente al mundo. Estamos perdiendo sujetos críticos en Argentina. Cuando no hay datos, se atenta contra la propia identidad. La política comunicacional es de un Estado, no de un gobierno. Los medios públicos son de todos los argentinos, no de un gobierno. Lo que está en discusión es la soberanía informativa. Le pedimos al ministro Lombardi que venga a dar explicaciones de la situación”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico