Mañana se conocerá el veredicto contra el militar amenazador

La fiscal del caso pidió que el sargento Pablo Franco sea declarado culpable por el delito de amenazas coactivas agravadas contra dos excompañeras que dejaron la fuerza. El defensor solicitó la absolución. 

El juez Ariel Quiroga este jueves dispuso la finalización de la etapa de discusión en el juicio oral y público contra el sargento ayudante Pablo Ernesto Franco (46), imputado por amenazar a dos compañeras durante la jornada del 21 de septiembre de 2017 en el alojamiento femenino de la Guarnición Militar de Sarmiento.

En su alegato final, la fiscal Andrea Vázquez consideró que se logró acreditar la autoría del imputado respecto de las misivas con amenazas contra dos subalternas. Describió las consecuencias sufridas por las presuntas víctimas a raíz de esa situación.

Vázquez, señaló, que las cartas escritas y enviadas por Pablo Franco a sus subalternas contenían un peligro potencial para las víctimas. Una de las misivas anónimas expresaba: “cuídate bien de todo porque dónde te encuentro y te descuides, te hago desaparecer del mapa”, entre otras advertencias e insultos.

Esas amenazas provocaron temor en las exsoldadas voluntarias y una de ellas solicitó la baja de su empleo y mudarse a otra ciudad de la provincia. En consecuencia, el acusado logró que las víctimas cumplieran con algunas de sus exigencias.

En otro orden de su exposición, destacó que se acreditó que las cartas fueron confeccionadas por el puño escritural del sargento del Ejército. Las pericias fueron cotejadas con el material aportado por esa fuerza.

Peticionó que declare a Franco como autor penalmente responsable del delito de amenazas coactivas agravadas por ser anónimas y con el propósito de obligar a una persona a dejar su lugar de trabajo y su residencia habitual.

Por su parte, el defensor oficial Gustavo Oyarzun requirió que declare nula la pericia caligráfica porque no se le explicó al acusado que ese examen podía ser utilizado en su contra, y se afectó su derecho a defensa en el juicio.

Además, Oyarzún consideró que la Fiscalía no presentó testigos que hayan visto a Franco en los lugares donde aparecieron las misivas, y que la acusación era inconsistente. Por ello, pidió la absolución del militar.

Las palabras finales correspondieron a una de las víctimas y al acusado. La mujer aseguró que aún se siente afectada por todo lo que vivió, y que todavía no pudo volver a interactuar en redes sociales por el temor de ser nuevamente amenazada. Pidió justicia para que ninguna otra mujer sufra esta situación en la institución castrense.

En tanto, el acusado manifestó que más allá de la resolución del caso siempre estará sujeto a derecho. El magistrado informó que este viernes a las 13:00 dará a conocer el veredicto de responsabilidad penal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico