Monotributistas y trabajadores informales recibirán hasta $18.000

Se trata de un mecanismo similar al IFE. El anuncio lo hizo este lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán, con la presencia del presidente Alberto Fernández.

El Gobierno anunció esta tarde medidas que buscan aliviar los bolsillos de los argentinos, con el lanzamiento de un mecanismo similar al IFE. Según el anuncio del Gobierno, monotributistas y trabajadores informales recibirán 18 mil pesos en dos cuotas de 9 mil, a partir de mayo.

En concreto, los trabajadores informales y monotributistas recibirán $18.000 en dos cuotas y abarcará a quienes perciben hasta dos Salarios Mínimo Vital y Móvil y a las categorías A y B del Monotributo. En tanto, el bono para jubilados será de $12.000 en una cuota para quienes perciben hasta dos jubilaciones mínimas. En este caso, se complementa el bono anterior otorgado de $6.000.

El pago iniciará en mayo y se financiará con fondos del Tesoro en principio, que luego se compensarán con un gravamen a la “renta inesperada” de aquellos sectores que se beneficiaron económicamente con la guerra entre Rusia y Ucrania.

Con estos fondos se buscará asistir a los sectores cuyos ingresos se deterioraron en los últimos meses a través de un mecanismo similar al IFE. Es que los beneficiarios de esta ayuda estatal son justamente trabajadores que no están sindicalizados o son cuentapropistas.

Cabe señalar que cerca del 35% de los trabajadores son informales, según estudios oficiales. El propósito del Gobierno es destinar los fondos que se obtengan por esta vía fundamentalmente a atender a los trabajadores no sindicalizados, cuyos ingresos se han visto deteriorados por la suba de la inflación y que no cuentan con el recurso de negociar en una paritaria.

En tal sentido, una de las ideas que se barajan en el Ministerio de Economía es dar un ingreso como un bono para los trabajadores en negro y monotributistas semejante al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que se otorgara durante la crisis sanitaria desatada por el coronavirus.

Durante el “retiro espiritual” que realizó el equipo económico, días atrás en Chapadmalal, el ministro Martín Guzmán y sus colaboradores avanzaron en la forma en que se llevará adelante el impuesto a “la renta inesperada”.

La idea del jefe del Palacio de Hacienda es que el Estado se apropie de las ganancias extraordinarias que obtuvieron determinados sectores como consecuencia de la brusca suba en los precios internacionales de las materias primas a raíz de la guerra en Ucrania.

Estas ganancias, como explicó Guzmán en un reportaje en C5N, no fueron el resultado de mayores inversiones, sino de una inusual suba en los valores de las commodities por el conflicto bélico. Entre los productos que más subieron se encuentran los cereales y oleaginosos, gas, petróleo y minerales.

La intención oficial es que estos excedentes se destinen en parte a atender la situación de sectores vulnerables de la sociedad que han ido perdiendo poder adquisitivo. Particularmente, señalan fuentes del Gobierno, el propósito es reforzar los ingresos de los trabajadores informales.

Una de las definiciones que se tomaron en Chapadmalal, según trascendió en fuentes de la Casa Rosada, es que en realidad no se creará un nuevo tributo, sino que se proyecta un aumento en la alícuota más alta del impuesto a las Ganancias para los casos en que se verifique un crecimiento exponencial en las utilidades.

De acuerdo con los números que se barajaron en ese encuentro reservado, se está pensando en cargar un 15% por encima de la alícuota superior de 35% de este tributo. Otra definición es que, en principio abarcaría a empresas -no personas humanas- y sería deducible en caso que las empresas realicen inversiones o tomen personal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico