Oficial de la policía de investigaciones suministraba información a delincuentes

Un escándalo de singulares proporciones que comenzó a cobrar cuerpo hace más de dos años en el ámbito de la Policía de Santa Cruz, pero que se mantenía secreto porque afectaba a la institución, recién trascendió a principios de esta semana.

Caleta Olivia (agencia)

El mismo involucra a un oficial de la institución, pero no se trata de alguien que ocupaba un puesto regular, sino de un subcomisario que era nada menos que el segundo jefe de la delegación Caleta Olivia de la División de Investigaciones (DDI), repartición que tiene a su cargo recolectar información muy reservada y delicada para esclarecer hechos delictivos, algunos de los cuales requieren de alto profesionalismo.

Se trata del subcomisario Sergio Aguilar y el caso fue ventilado en Río Gallegos por el diario La Opinión Austral que tuvo acceso al mismo en las máximas esferas de la fuerza de seguridad provincial.

En Caleta Olivia ayer fue confirmado por el jefe de la Divisional Regional Zona Norte, comisario mayor Carlos Bordón, al ser consultado por informativos radiales, pero el mismo se excusó de dar detalles del caso porque la DDI no depende de su órbita de acción y por ello se limitó a señalar que existía un sumario que estaba en manos de la jefatura provincial.

El Patagónico pudo saber que Aguilar fue separado del cargo de segundo jefe de la DDI local en julio de 2019 y transferido al escalafón de Seguridad General.

Además, estaba previsto que comenzara a prestar servicios en la comisaría de Puerto Deseado a principios de este año, pero al avanzar el sumario y las investigaciones sobre su persona, a lo que se añadió una instancia judicial, la jefatura de la institución resolvió finalmente separarlo preventivamente de la fuerza.

UTILIZABA UN CELULAR DEL

MINISTERIO DE GOBIERNO

Por su parte el diario La Opinión Austral reveló que las sospechas de connivencia de Aguilar con delincuentes comenzaron en 2017 en Río Gallegos.

Por aquel entonces se investigaba a una banda de narcotraficantes que operaba en el barrio denominado “400 departamentos”, liderada por un sujeto conocido como “Pelado” Martínez. Al allanarse uno de los departamentos, la policía solo encontró 50 gramos de cocaína y además incautó un auto del sospechoso.

Más tarde se intervino el teléfono celular del “Pelado” y sorpresivamente se detectaron escuchas de conversaciones que Aguilar mismo mantenía no solo con ese individuo sino también con el padre de éste, apodado “Papi”, quien reside en Caleta Olivia y tiene varios antecedentes delictivos.

Aguilar utilizaba un teléfono que pertenecía a la órbita del Ministerio de Gobierno y en una de las llamadas detectadas en 2018 –señaló el diario de la capital provincial- los investigadores escucharon algo sobre un importante cargamento de caños que pasaría por Caleta Olivia y que llegaría a Río Gallegos, situación que los alertó y solicitaron a la Justicia intervenir el celular de “Papi” Martínez.

“No, ni te acerques a los caños tubbing porque mirá que nos mandaron a hacer vigilancia y vas a caer”, se escuchó en una llamada entre el “Papi” y Aguilar, lo cual despejó toda duda de que un camarada de la fuerza pasaba información a la delincuencia.

En otra oportunidad lo llamó otro individuo para decirle: “ché, mirá, anoche nos mandamos una c… y quería saber si hay cámaras que nos podrían haber fichado” y el subcomisario, con total impunidad y faltando a su trabajo como funcionario público, le aseguró: “No te preocupes, no se los alcanza a ver con claridad”.

Por ello, en el caso tomó directa intervención la Jefatura de Policía y se instruyó una causa paralela en el Juzgado Federal de Caleta Olivia

que ordenó que el celular que utilizaba el subcomisario continuara intervenido, pero las escuchas pasaron a ser realizadas por otra fuerza de seguridad, Gendarmería Nacional.

Esa causa aún se encuentra en etapa de instrucción, en tanto de manera preventiva la Jefatura de Policía decidió apartar de sus funciones a Aguilar y le hizo un sumario administrativo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico