Otros dos imputados por el linchamiento de la Fracción XIV accedieron a medidas alternativas a la prisión preventiva

Después de que una semana antes, Pablo Arismendi, uno de los imputados por el linchamiento de Fracción XIV recuperara la libertad, el viernes la Justicia confirmó que Franco Bustos quien venía cumpliendo prisión preventiva en la alcaidía policial, queda en arresto domiciliario. Mientras, Marianela Hernández, quien estaba en prisión domiciliaria solo cumplirá esa medida en horario nocturno. En horario diurno tendrá libertad sin restricciones.

En una audiencia de revisión para evaluar la situación procesal de dos de los imputados por el linchamiento de Fracción XIV –ocurrido el 25 de marzo y donde se produjo el asesinato de José Oviedo-, el juez subrogante Miguel Caviglia quien suplantó a la juez Mariel Suárez, le había otorgado el último jueves la prisión domiciliaria y salidas laborales a Franco Bustos así como la libertad diurna a Marianela Hernández.

Tras la decisión del juez subrogante, el viernes la fiscal Camila Banfi pidió la revisión de la medida ante un tribunal colegiado al entender que a Bustos, uno de los que habría participado activamente del linchamiento de Oviedo, debía cumplir la prisión preventiva contemplada ante el peligro de fuga, ya que la pena en expectativa que se espera es de cumplimiento en efectivo. Además, la fiscal se oponía al dictado de salidas laborales ya que no estaban debidamente justificadas.

Según argumentó el abogado defensor Daniel Fuentes, Franco Bustos estaba cumpliendo prisión preventiva en la alcaidía y luego de cinco meses la investigación ya había permitido la producción de pruebas testimoniales y científicas, por lo que no existían los peligros procesales esgrimidos por la Fiscalía.

Fuentes, quien además representa a Marianela Hernández, dijo que a los coimputados de la causa se les atribuye el homicidio calificado por premeditación y que esa premeditación a sus defendidos no los alcanzará al final de la investigación por lo que esa figura va a mutar, y que tampoco habrá elementos para endilgarles el homicidio simple, consideró.

De ese modo, el viernes el tribunal colegiado compuesto por Martín Cosmaro y Jorge Odorisio revisó el fallo de Caviglia y escuchó nuevamente el audio de la audiencia del jueves en la que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por las funcionarias María Inés Bartels y Fabiola López.

Los revisores resolvieron confirmar parcialmente la decisión de Caviglia con la oposición de la fiscal Banfi. Los jueces decidieron denegar las salidas laborales para Bustos hasta tanto cumpla con algunos requisitos formales para ello, pero ratificaron su prisión domiciliaria así como la libertad diurna para Hernández.

PUEBLADA

El Ministerio Público Fiscal sostiene en su acusación que el lunes 25 de marzo, alrededor de las 18:45, G. M. M. (menor de edad), Diego Damián Metraillet, F. L. M. (menor de edad), Jonathan Barrera, Franco Facundo Bustos, K. S. (menor de edad), Marianela Hernández, Silvina Vera, César Hueica y Pablo Andrés Arismendi, junto a dos hombres cuya identidad no se estableció hasta el momento, se convocaron de manera organizada -portando palos, hierros y piedras- en el domicilio de José Jorge Oviedo Cuyul, quien se encontraba en el interior. Tras obligarlo a salir de su domicilio y de una salvaje persecución, le dieron muerte.

La pueblada frente a la casa de Oviedo se produjo a partir de que acusaran a su hijo de haber sido quien esa tarde violó a un adolescente en un descampado de la avenida Chile. Días después la Justicia comprobó que el sospechoso era inocente y que el abuso había sido cometido por otro adolescente que por su edad es inimputable.

El caso del linchamiento de Oviedo fue calificado como homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas y con ensañamiento, en calidad de coautores. En el caso de Arismendi y Vera, están imputados en carácter de participes secundarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico