Piden una pena de 6 años para un hombre que admitió que había violado a su hija

Los abusos sexuales comenzaron en abril de 2010 cuando la niña tenía 10 años y se extendieron hasta el mismo mes de 2012. Según el juicio abreviado que firmaron las partes, la menor de edad fue abusada sexualmente en siete ocasiones por su propio padre. Este aceptó la responsabilidad y la pena que incluye un tratamiento psicológico. Todavía resta que el juez avale el acuerdo.

La audiencia de juicio abreviado se desarrolló el martes en los tribunales penales de Comodoro Rivadavia, donde la madre de la víctima aceptó las condiciones del acuerdo al igual que el imputado. Este admitió su autoría y responsabilidad penal, las circunstancias de tiempo, modo y lugar en los delitos investigados.

El hombre llegó acusado bajo la calificación de “abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por haber sido cometido por ascendiente en contra de una menor de 18 años, aprovechándose de la situación de convivencia preexistente, al menos siete hechos en concurso real”, en calidad de autor, informaron fuentes judiciales.

El acto judicial fue presidido por el juez penal Alejandro Soñis, mientras la investigación estuvo a cargo del fiscal general de la Agencia de Delitos Sexuales, Martín Cárcamo. El acusado estuvo representado por el abogado particular Alejandro Fuentes.

Según la investigación fiscal, los ataques sexuales se registraron en fechas indeterminadas entre el 7 de abril de 2010 y el 7 de abril de 2012, cuando la niña contaba con 10 y 12 años. El imputado y padre de la menor de edad consumó las violaciones cuando ambos se encontraban solos en el domicilio donde vivían.

En todos esos términos el acusado aceptó la pena de seis años de prisión de cumplimiento efectivo, la cual fue consentida por las partes del proceso judicial. En dicho acuerdo el hombre aceptó la naturaleza del delito y la extensión del daño causado a su hija.

El imputado –cuya identidad se mantiene en reserva en esta publicación para proteger la identidad de la víctima- además aceptó someterse a un tratamiento psicológico durante el plazo de la condena.

Las partes renunciaron a los plazos de impugnación y aceptaron mantener la prisión preventiva que cumple el imputado hasta que el fallo adquiera calidad de cosa juzgada.

Sin embargo, el juez todavía no homologó el procedimiento de juicio abreviado y en caso de que lo rechace, la causa deberá ser tratada en un juicio ordinario, donde el imputado arriesga la imposición de una pena más severa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico