Por una denuncia a tiempo, evitaron una estafa por $ 500.000

Los delincuentes robaron los datos de una tarjeta de crédito e hicieron una compra virtual en un supermercado de Esquel. Desde Buenos Aires la víctima logró alertar a tiempo. Secuestraron computadoras, tablets y celulares. Es el primer operativo por cibercrimen en esa ciudad.

El Equipo de Cibercrimen de Esquel, que conduce el fiscal Carlos Richeri, desbarató una banda delictiva que desde esa ciudad pergeñaba presuntamente maniobras de estafas a cometer en otras provincias. A través de un allanamiento realizado este viernes en un domicilio de barrio Roca, la Policía logró secuestrar varios elementos digitales como computadoras, celulares, tablets, con los que dos individuos habían intentado engañar a una mujer de Buenos Aires.

Richeri, mientras la División Policial de Investigaciones (DPI) llevaba a cabo la diligencia en una casa, dijo en Cadena Tiempo Esquel que fue el primer procedimiento en esa ciudad por un cibercrimen, ya que generalmente los allanamientos se hacen en otras jurisdicciones. “Ahora es al revés: las víctimas son de otras provincias, y los presuntos delincuentes están en Esquel”, afirmó el fiscal.

En barrio Roca secuestraron todo lo relacionado con el registro electrónico que pudiera haber de la maniobra, conocer la inteligencia previa para llegar a la víctima, de qué manera violaron la clave de seguridad de la cuenta de quien sufrió la estafa, la detección de información sensible de sus tarjetas de crédito, etcétera.

El equipo de Cibercrimen, sostuvo Richeri, averigua de qué manera lograron los ciber-delincuentes cometer el delito, a través de Internet, los roles y personas involucradas porque si bien dieron con dos posibles autores, hay que determinar si son más los sujetos que conforman la banda delictiva y el grado de participación de cada uno.

COMO FUE LA MANIOBRA

El fiscal consideró que no era necesaria la detención de los dos sospechosos allanados, y explicó cómo fue la maniobra de estafa mediante el ciberdelito con Internet. Fue en un portal de la cadena de supermercados La Anónima: accedieron a las tarjetas de crédito de la víctima y realizaron varias compras por un valor estimado en $ 500.000, cuya mercadería sería retirada en una sucursal del comercio en Esquel.

La víctima recibió una alerta automática en el control de sus cuentas y canceló la operación que no había hecho personalmente. Pero mientras tanto los dos sujetos identificados en la maniobra, con una nota de autorización que supuestamente firmaba la mujer víctima de estos delincuentes, se presentaron en el supermercado para retirar la compra.

Personal de la sucursal del comercio rápidamente se comunicó con la policía, que identificó a los individuos y avisó a la Fiscalía del Cibecrimen, ya que la víctima había denunciado el hecho en Buenos Aires, de donde hicieron la derivación a Esquel.

Un juez local entendió que se contaba con elementos suficientes y habilitó el allanamiento en un domicilio del barrio Roca, a partir de lo cual se podrá investigar si hay otras pruebas y eventualmente más víctimas.

El rápido accionar de la Fiscalía logró cancelar la compra en el supermercado y salvaguardar las tarjetas de crédito de la víctima. Lo que averiguará ahora el equipo de Cibercrimen, recalcó el fiscal Richeri, es si la maniobra se hizo toda desde Esquel si hay más integrantes de la banda en otras provincias, y qué grado de participación tienen los dos sujetos que fueron a retirar las compras en esa ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico