Prometen más controles en la venta de pirotecnia

En vísperas de las fiestas, funcionarios municipales mantuvieron una reunión con autoridades policiales a fin de acentuar los controles de venta ambulante y pirotecnia. "El objetivo es controlar la venta ambulante para que sea ejercida por personas habilitadas, y proceder sobre las que no tienen habilitación, a efectos de lograr una mejor competencia con el comerciante que tiene su espacio en la ciudad. Todos los puestos no habilitados se levantarán y la mercadería será decomisada", subrayó el subsecretario de Fiscalización, Daniel Campillay.

La mesa de trabajo se concretó ayer en la Unidad Regional, con la participación del subsecretario de Seguridad, Héctor Quisle; su par de Fiscalización, Daniel Campillay; el segundo jefe de la Unidad Regional, César Brandt, y el responsable del área de Operaciones de la Policía, Javier Loyola; junto al responsable de Migraciones en la ciudad, Héctor Barrios.

Al respecto, Campillay afirmó que “encabezamos esta reunión para avanzar en el trabajo en conjunto que tiene un sólo objetivo: controlar la venta ambulante para personas habilitadas, y también actuar sobre las situaciones irregulares que detectemos”.

De esta manera, el funcionario explicó que “actualmente en el municipio se encuentran habilitadas 42 personas para esta venta, con reglas determinadas, a las cuales controlaremos dimensiones de cada puesto, prohibición de ventas de cds y anteojos. Mientras que quienes no estén habilitados, serán levantados de forma inmediata contando con la colaboración de policía y Migraciones”.

VENTA DE PIROTECNIA

Asimismo y vinculado a la venta ambulante, el subsecretario sostuvo que desde el Municipio también se trabajará en la venta ambulante de pirotecnia, algo que a él en lo personal le significó un tirón de orejas la semana pasada en el Concejo Deliberante por su falta de rigurosidad en los controles. Por eso ahora dijo que “controlaremos que este tipo de venta no ocurra y lo impulsaremos durante todo el 2018”, aunque le aclararon que ya en estas fiestas debería evitarse su venta dado los problemas que ocasiona sobre todo en niños que padecen algún trastorno.

“Todas estas normativas y controles son de seguridad y administrativas, a efectos de lograr una mejor competencia con el comerciante que tiene sus espacios en la ciudad, y evitar que se les instalen en frente del comercio”, subrayó el funcionario.

Por último, Campillay indicó a la comunidad que los vecinos que detecten situaciones anómalas pueden denunciarlo al 0800-333-0706. “Las denuncias serán recibidas de forma inmediata y los inspectores saldrán con prontitud a constatar la denuncia efectuada”, culminó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico