Rescataron por los techos a una mujer y un hombre durante el incendio de un conventillo

Sobre las 12 de ayer un incendio de gran magnitud se desató en un conventillo del pasaje Chacabuco 1196 en donde residen unas seis mujeres de nacionalidad dominicana, una niña de corta edad y tres hombres. Cinco mujeres alcanzaron a salir, pero cuando el fuego comenzó a avanzar hacia las distintas habitaciones y el humo invadía el lugar, un anciano y una mujer debieron ser rescatados a través de los techos. También salvaron a un perro que había quedado atrapado.

A las 12 de ayer se desató un incendio de proporciones en un conventillo de Chacabuco 1196, en el sector del casco céntrico conocido como Rincón del Diablo. Seis mujeres, una niña y tres hombres quedaron con lo puesto a raíz de la destrucción que generó el fuego.

Varias de las damnificadas contaron que escucharon una explosión y que comenzaron a ver cómo el humo invadía el lugar, por lo que salieron a la calle para salvar sus vidas. Una de ellas, Yanet Vargas, que dormía en una habitación del fondo, abrazó a su hija de corta edad y la sacó envuelta en frazadas en medio del espeso humo. La niña abría y cerraba su boca buscando oxígeno.

Yanet no pudo rescatar sus documentos, ni nada y lloraba desconsolada, descalza y en remera, al ver cómo el fuego consumía la vivienda.

Al lugar llegaron cuatro autobombas de Bomberos Voluntarios del Cuartel Central –ubicado a dos cuadras del lugar- y dos carros de agua del Destacamento 1. Los voluntarios atacaron con punta de lanza un angosto pasillo de ingreso al conventillo y debieron ingresar a un inquilinato vecino para enfriar los techos y que el fuego no se propagara a construcciones vecinas.

Rosa Gómez le contó a El Patagónico que hace siete años viven en el inquilinato afectado. La mayoría de ellas es de nacionalidad dominicana.

Inquilinato.mp4

Rosa ayer se había levantado temprano a preparar empanadas, ya que durante los fines de semana vende ese producto a sus vecinos del Rincón del Diablo. Le llamó la atención el olor a gas que había. Las otras mujeres dormían y su marido se había ido a hacer una changa de construcción.

De repente, Rosa escuchó una explosión que sobresaltó a todos. El fuego se adueñó rápidamente del lugar porque la mayoría de la construcción era de madera. Se trataba de una casa prefabricada y otras ampliaciones de madera y chapa.

En una de las habitaciones traseras dormía Oscar González, de 65 años, quien se había acostado a las 8 después de una noche de diversión, contó. El hombre fue despertado por una de las mujeres que logró advertir la situación y un vecino le gritó que saltara a los techos. Es que Rubén quería salir por el frente, pero el humo y el fuego se lo impedían.

El hombre con una sola zapatilla y todavía con pantalón y camisa de vestir, fue alzado por el vecino para que los policías de la Seccional Primera y el empleado de Defensa Civil, Misael Encinas lo ayudaran a cruzar por un paredón de más de tres metros de altura.

También rescataron a un perro que fue atado para bajarlo del paredón con esa soga.

A Oscar le costaba respirar, lloraba porque se acordaba haber visto por última vez en el interior del conventillo a Yanet con la niña en brazos. En ese momento llegó la ambulancia del Hospital Regional al mando de Martín Alvarado, con el médico Luis Idiarte a cargo.

Oscar fue asistido y luego le dieron oxígeno a otra de las mujeres que también sacaron a través de los techos. La joven con problemas asmáticos debió recibir una dosis de corticoides y luego de algunos minutos fue dada de alta, pero con observación constante.

SOBRESALTO EN EL PASAJE

“Se quemó todo”, se lamentaba Rosa. Una vecina del pasaje, que vive frente al inquilinato lloraba. Otra no se inmutaba porque dijo estar cansada de que los del inquilinato se le colgaran de los servicios.

En definitiva todo el Rincón del Diablo se vio sobresaltado por las sirenas.

Los que no ayudaron, prendieron los teléfonos y se dedicaron a registrar lo que sucedía.

Otras mujeres de nacionalidad dominicana llegaron al lugar para ayudar a sus compatriotas afectadas. Mientras, Defensa Civil las contactó con las operadoras del servicio social.

La causa del incendio es materia de investigación, aunque lo que ayer más importaba era que nadie q uedó atrapado en el interior de la vivienda.

Los que quieran ayudar a Yanet para volver a comenzar y a sus compañeras pueden llamar al teléfono de Nora, otra de las víctimas que alcanzó a salir con el celular en mano: 297-5264768.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico