Robó un micro, se fugó y en la huida chocó un patrullero y surtidores

Anoche el robo de un colectivo de corta distancia terminó con una persecución que se extendió desde Trelew hasta Dolavon. El ladrón del vehículo pudo ser detenido cuando efectivos policiales balearon el motor del micro después de que recorriera dos pueblos dejando a su paso autos y surtidores chocados.

Ayer por la noche, después de las 22 horas, cuando un chofer bajó unos instantes en la Terminal de Trelew dejando el colectivo en marcha este desapareció sin dejar rastros. De inmediato se dio aviso a personal policial y comenzó la búsqueda del interno 27. Rápidamente se pudo determinar que el colectivo se movilizaba en el barrio Tiro Federal donde se denunció que había chocado a varios autos estacionados.

Con todas las comisarías de la zona anoticiadas del robo se dio avisó desde Gaiman que allí colisionó un surtidor de una estación de servicio y a algunos vehículos estacionados en medio de la persecución de un patrullero de la zona, al que también chocó emprendiendo la huida hacia la Ruta 25.

A la persecución se sumaron varios los móviles policiales que seguían al colectivo tratando de detener su marcha mientras su conductor a gran velocidad escapaba en dirección a Dolavon.

Una vez allí los efectivos esperaban al ladrón en la ruta donde se improvisó una barricada con conos y hasta un tronco de árbol pero el micro pasó a llevar todo eso, incluso casi atropelló al jefe de la dependencia, hizo una maniobra brusca y por poco no colisionó otro patrullero y siguió su descontrolado hacia el oeste. Ahí fue, según el jefe de la Regional de Policía de Trelew, José Luis Matschke, que decidieron pararlo a los balazos. Primero con una Ithaca y después con las pistolas reglamentarias.

De esa manera lograron que el colectivo no siguiera avanzando y pudieron detener al ladrón que lo había robado en Trelew, en un procedimiento realizado cerca de la medianoche en una recta de la Ruta Nacional 25, a unos 4 kilómetros al oeste de Dolavon.

colec

Según confiaron las autoridades actuantes a Radio Cadena 3, el hombre no opuso ningún tipo de resistencia a su aprehensión; cuando vio que no podía seguir porque tenía las cubiertas en llanta y el motor se había detenido por la acción de unos disparos que rompieron aparentemente el radiador, bajó del micro con las manos en alto y se dejó esposar.

Sobre la identidad del sujeto se pudo establecer que vivía en Rawson, en unos terrenos usurpados, la policía cree que no es de la zona y hasta no descartaba que tenga algún antecedente en otro lugar del país. Ahora está preso imputado de una sucesión de delitos y será sometido a una audiencia de control a más tardar el lunes a la mañana. Ahí la Fiscalía pediría su prisión preventiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico