Rubén Crespo será enjuiciado por tener un arma de guerra

A pesar de la oposición de su defensor Alejandro Fuentes, la causa fue elevada a juicio oral y público.

El imputado Rubén Crespo fue detenido el 26 de abril con una pistola luego de chocar contra dos autos estacionados. El fiscal recordó que el hombre posee una sentencia condenatoria de 2013 por daño a la Municipalidad.
La audiencia preliminar se desarrolló el martes en la Oficina Judicial y estuvo presidida por el juez penal Mariano Nicosia. En el comienzo el defensor del dirigente de la UOCRA solicitó la nulidad del secuestro del arma y argumentó sobre la teoría del árbol del fruto venenoso al no haber un testigo civil en el procedimiento.
En forma subsidiaria, el abogado planteó un cambio de calificación legal del caso con una figura legal atenuada porque explicó que no se daba el propósito de delinquir.
Mientras, el fiscal general Julio Puentes requirió que no se haga lugar a lo planteado por el defensor, es decir el sobreseimiento de Crespo, debido a que dicho pedido no se encuentra fundado ni se ajusta a derecho. Respecto de la nulidad planteada sobre el secuestro del arma, precisó que no hubo ningún tipo de irregularidad.
El acusador público recordó que en esos primeros minutos del 26 de abril, personal policial tomó conocimiento de que un hombre circulaba a bordo de una Toyota SW4 y en las calles Malvinas y Artigas chocó contra dos rodados estacionados y escapó.
Se inició una persecución y sobre Kennedy y El Patagónico el vehiculo en el que se movilizaba Crespo fue interceptado. El dirigente de la construcción se bajó y arrojó un arma de fuego marca Bersa, calibre 380, careciendo de permiso legal, indicó Puentes.
En referencia a la readecuación de la calificación legal, el fiscal apuntó que es una facultad del Ministerio Público y no se da en el caso debido a que Crespo tiene otro legajo en trámite pronto a realizarse el debate. Agregó que posee una sentencia condenatoria de 2013 por daño a la Municipalidad de Comodoro Rivadavia.
"Con estos antecedentes no puede hacerse una atenuación como requiere el defensor", afirmó el fiscal. En su resolución, el magistrado resolvió que no ha habido ningún elemento para sospechar que se ha introducido un elemento arbitrario en el operativo ni se han violado garantías individuales, es decir, no hay razones para invalidar el procedimiento.
Por ello, rechazó el planteo de la defensa y fijó la calificación legal de “portación ilegítima de arma de fuego de guerra, atenuada por la falta evidente de la utilización de hechos ilícitos, en calidad de autor”. Autorizó la elevación de la causa a juicio oral y público en virtud que la acusación pública tiene su correlato en las evidencias y la prueba reunidas durante el desarrollo de la investigación penal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico