Se robaron los fusibles del Banco Chubut del Industrial y lo dejaron sin electricidad

Ayer a la 1:30 la Policía de la Seccional Tercera debió tomar intervención ante un alerta de la central del Banco Chubut que daba cuenta de que la sucursal del barrio Industrial se había quedado sin energía eléctrica repentinamente.

Los efectivos policiales llegaron a la entidad bancaria ubicada en la colectora Hipólito Yrigoyen y constataron junto a personal encargado del edificio que un delincuente había sustraído los fusibles de la caja de electricidad ubicada en la parte externa del banco.

Ante la consulta de este diario, de si se trató de alguna maniobra delictiva en busca de dejar sin energía al banco y por consiguiente las alarmas de seguridad, fuentes policiales explicaron que el sistema de alarmas continúa funcionando con baterías de emergencia por lo que los delincuentes no habrían podido dejar inutilizado el sistema de seguridad si lo hubiesen querido.

Hay que recordar que en 2016 esa sucursal bancaria fue blanco de un intento de robo del cajero automático. El atentado en el que intentaron destrozar el sistema de seguridad de los cajeros, también ocurrió de madrugada. Fue mientras la selección argentina de fútbol disputaba contra Bolivia el partido que cerraba su participación en la primera fase de la Copa Centenario, el 15 de junio de ese año a las 0:42 cuando dos delincuentes volaron el cajero con gas y una mecha eléctrica. Es un modus operandis que en Comodoro Rivadavia ya se había repetido en tres episodios durante esos años.

La modalidad “importada” desde Chile fue de película y quedó registrada en un video que este diario dio a conocer en su momento.

El último cliente había ingresado a las 0:15. Los delincuentes entraron a las 0:38, luego de ir y venir en el lugar por más de quince minutos.

Uno introdujo la manguera conectada a una garrafa pequeña. Luego tendieron el cable detonador hacia la vereda, a una distancia de unos 12 metros de su objetivo, juntaron los cables pelados de cobre a los bornes de la batería y en un abrir y cerrar de ojos, el cajero voló, y destrozó todo. Pero no pudieron llevarse las cuatro cajas con dinero porque la que estaba más arriba se trabó. El fuego se adueñó del lugar y debieron correr ante la activación de la alarma.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico