Se suspendió el reconocimiento a los hermanos Ibáñez

Angel, Sebastián, Kevin y Marcelo Ibáñez, imputados por secuestrar, torturar y asesinar a Alan Nahuelmilla (17) y dejar grave a otro joven, ayer debían ser sometidos a una rueda de reconocimiento, pero la propia fiscal suspendió la medida. Argumentó que primero necesita tener los resultados de ADN de las pericias levantadas en la escena del crimen.

Angel, Sebastián, Kevin y Marcelo Ibáñez, imputados por secuestrar, torturar y asesinar a Alan Nahuelmilla (17) y dejar grave a otro joven, ayer debían ser sometidos a una rueda de reconocimiento, pero la propia fiscal suspendió la medida. Argumentó que primero necesita tener los resultados de ADN de las pericias levantadas en la escena del crimen. El abogado defensor de los hermanos no se opuso.

Una de las principales pruebas en la causa que investiga el homicidio de Nahuelmilla, ocurrido el 15 de abril en el barrio Máximo Abásolo, se suspendió ayer por solicitud de la fiscal general Camila Banfi. Se esperaba que la segunda víctima, quien sobrevivió a los tormentos y las graves heridas sufridas en su cuerpo, pudiera reconocer a los presuntos autores. Sin embargo, el acto judicial se suspendió.

Para la representante fiscal es necesario contar con los resultados de ADN levantados en el domicilio de calle Los Duraznos 1650, donde ocurrieron los hechos, para luego continuar con el reconocimiento. El abogado defensor de los hermanos, Mauro Fontenez, aceptó la suspensión de la medida.

De esa forma se puso en conocimiento al juez de la causa, Alejandro Soñis, quien hace seis días dictó la prisión preventiva a los acusados por un plazo de cuatro meses.

Los sospechosos Angel (23), Marcelo Fabián (35), Sebastián Iván (26) y Kevin Edgardo Ibáñez (19) están imputados por los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada por haber sido cometida contra un menor de edad, por la pluralidad de partícipes y por la muerte de Alan Nahuelmilla, así como las lesiones graves causadas al sobreviviente B.G. La imputación es en carácter de coautores de esos delitos, que contemplan una pena de prisión perpetua.

Según la acusación fiscal, en la noche del sábado 14 Nahuelmilla y el joven B.G. fueron abordados por los sujetos y arrastrados atados a una camioneta. Le pegaron con una pala en la cabeza mientras que al sobreviviente le cortaron las orejas con un alicate.

Según la fiscal, los imputados registraron todas las torturas en video y al sobreviviente lo liberaron después de 8 horas de haberlo golpeado y bajo la amenaza de que no denunciara el ataque. Es que los hermanos pretendían que los jóvenes les entregaran un televisor que le habrían robado a Marcelo Ibáñez.

Justamente habría sido este último quien portando un arma calibre 45 se bajó de una Chevrolet S-10 en la zona de Quintas para emboscar a las víctimas. Mientras los otros tres hicieron lo propio de un vehículo oscuro de cinco puertas, todos armados. Golpearon y maniataron a Nahuelmilla y B.G.

Una vez en el patio exterior de Los Duraznos 1650 sometieron a los dos jóvenes a una serie de golpes: patadas con borceguíes en diferentes partes del cuerpo, en la cabeza con una pala y con cachas de las armas, provocándoles cortes. Los desnudaron y les tiraron agua fría con bidones de 20 litros.

Nahuelmilla fue abandonado esa madrugada afuera del domicilio de un tío y falleció durante la tarde del mismo día. El sobreviviente,en tanto, estuvo cautivo más horas hasta que fue liberado por la mañana.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico