"Ser un adorador del diablo tiene sus ventajas"

El legendario Ozzy Osbourne habló sobre el coronavirus y la suerte que tuvo al no contraerlo pese a que el resto de su familia lo contrajo.

Ozzy Osbourne, uno de los pioneros del heavy metal, está convencido de que Satán lo protegió contra el COVID-19, o al menos así lo dijo en una declaración muy irónica hecha a la revista Metal Hammer.

En la entrevista Ozzy sopesó el efecto de la pandemia en su propia familia y llegó a la conclusión de que años de servicio devoto a Satanás deben haberlo fortalecido para luchar contra el virus asesino.

“Mi esposa tenía el virus; mi hija tenía el virus y yo nunca lo contraje”, reflexiona. “¡Ser un adorador del diablo tiene sus ventajas!”

Pero Ozzy estaba bromeando con estas declaraciones, pues es bien sabido que su adoración por el diablo es más un sello de marca que una devoción real. A Ozzy la salud le ha jugado más de una mala pasada en los últimos años.

“Estos dos últimos años he estado en un estado de mierda terrible”, le dijo el cantante a la revista en abril. “Estoy luchando con este maldito cuello roto, parece que me van a operar más”, dice en esta nueva entrevista. “Estoy en fisioterapia en este momento”.

Pese a todo esto el músico espera lanzar prontamente el seguimiento a No Ordinary Man, lanzado en 2012, el cual contará 15 canciones y todavía es “un trabajo en progreso” que contará con invitados de la talla de Eric Clapton, Jeff Beck y Zakk Wylde.

“Tendrá un tono similar al de Ordinary Man”, dice Ozzy, “pero no puedo describirlo por completo. No lo he escuchado por un tiempo porque sigue yendo a la siguiente persona para agregar sus partes, estamos jodiendo con eso todo el tiempo”.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico