Servera seguirá en prisión preventiva por el femicidio de su expareja

Este jueves al mediodía se concretó en sede de los tribunales penales ordinarios la audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo el imputado en la causa Gustavo Servera, por la muerte de María Soledad Arrieta, ocurrida el 5 de febrero de 2018. La fiscal solicitó el mantenimiento de la medida de coerción que pesa sobre Servera hasta la finalización de la investigación. A su turno el defensor consintió el mantenimiento de la medida de coerción pero por 30 días.

Presidió el acto Jorge Odorisio, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de Servera fue ejercida por Francisco Miguel Romero, abogado particular del mismo.

En un primer momento, luego de la presentación de las partes la fiscal, solicitó el mantenimiento de la medida de coerción que pesa sobre el imputado ya que en la audiencia de control de detención se le impuso por 4 meses. Medida que fue revisada por dos juezas y luego se realizó una nueva revisión a pedido de la defensa. Posteriormente se concretó una nueva revisión donde se mantuvo la medida de coerción. En todas estas oportunidades se entendió que se encontraban acreditados los peligros procesales por los cuales se le dictó la medida.

El principal peligro procesal es el de fuga, sostuvo la fiscal. Hay elementos de convicción suficientes para considerar a Servera como probable autor del hecho, la prueba es abundante, suficiente y unívoca para poder mantener la sospecha sobre el imputado.

Blanco mencionó las características gravísimas del hecho y la pena en expectativa, en caso de recaer condena será de cumplimiento efectivo. También existe peligro de entorpecimiento ya que el imputado en libertad podría influir sobre allegados y personas para que modifiquen sus declaraciones. Solicitando por todo ello el mantenimiento de la prisión preventiva hasta la finalización del plazo de investigación.

Por su parte, el defensor sostuvo que “sin entrar a considerar análisis de la prueba que no comparto con el Ministerio Público Fiscal, no tengo en estos momentos elementos nuevos para discutir la medida” de coerción que ya fue analizada por varios jueces. Consintiendo la prisión preventiva por 30 días ya que es intención de la defensa de reunir elementos para poder plantear alguna medida sustitutiva a la prisión preventiva.

Finalmente el juez penal resolvió mantener la medida de coerción por 30 días, hasta el 5 de julio del presente año.

EL HOMICIDIO AGRAVADO

El pasado 5 de febrero de 2018, entre la 1:30 y las 2, María Soledad Arrieta se encontraba en el inmueble ubicado en la parte posterior del predio sito en calle Juan Manuel de Rosas al 3600, del barrio Abel Amaya de Comodoro Rivadavia. En tales circunstancias, se hizo presente su esposo, Gustavo Alejandro Servera, quien reside en el inmueble ubicado en la parte delantera del predio, ingresó presuntamente por una ventana lateral, y mediante golpes y utilizando un lazo metálico que colocó alrededor del cuello de Arrieta, ejerció presión y la redujo. El ataque reseñado le produjo a Arrieta excoriaciones lineales en diversas partes del cuerpo, entre ellas en el tórax del lado derecho, y en el cuello, región latero-posterior, dos equimosis en la parte delantera del cuello. Acto seguido, la condujo al dormitorio del inmueble, donde la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego, tras lo cual se retiró del lugar, provocando así la muerte de Arrieta por quemadura extensa y de vías aéreas.

El ataque reseñado se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera, basada en una relación desigual de poder.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico