Sin calefacción y sin presencialidad: en la Escuela 146 exigen la vuelta a clases

La comunidad educativa solicitó al Gobierno provincial que articule todas las medidas necesarias para que los niños puedan volver a clases después de casi tres años. En el mismo edificio, pero en el turno tarde, está funcionando la Escuela 197.

Casi tres años llevan los alumnos de la Escuela 146 –antiguamente conocida como “de Frontera”, ubicada en Km 3, camino al Hospital Alvear- sin clases presenciales.

Cansados de no ser escuchados, la comunidad educativa del establecimiento decidió comenzar con acciones para visibilizar su situación. Si bien se ha logrado reparar los calefactores de las aulas, así como la caldera del SUM y las pérdidas de gas que había en la cocina y en otros puntos del edificio, todavía quedan arreglos que no tienen soluciones a corto plazo. La caldera del comedor y un termotanque son algunas de las obras que faltan encarar en la institución.

Es por eso que los padres autoconvocados llevaron un pedido de solución al director regional de Obras Públicas, Daniel Boudargham, y se reunieron con el delegado regional de Obras Públicas, Fernando Palma, para que se garantice la vuelta a clases de manera normal.

EDUCACION DE CALIDAD

Ante esta situación, los padres presentaron una solicitud de resguardo del derecho a la educación ante la Oficina de Derechos y Garantías, para exigirle a la Provincia que cumpla con sus obligaciones.

En la nota se relató cómo los problemas edilicios, el paro docente, retenciones de servicio y el paro de porteros han contribuido a que los alumnos no tuvieran clases presenciales con normalidad desde inicios del ciclo lectivo 2019.

También se recuerda que en 2020 las clases virtuales no fueron regulares y, en algunos casos, no hubo comunicación con algunos grupos de alumnos.

Los padres entienden que la presencialidad en 2020 no fue normal por la pandemia, pero cuestionan que con la información disponible sobre los contagios de Covid y los avances de vacunación, no se pueda articular una manera efectiva para que los alumnos vuelvan a las aulas.

“Vemos como imperiosa la necesidad que nuestros hijos recuperen los procesos de socialización y aprendizaje que vienen interrumpiéndose desde hace tiempo”, aseguraron.

“El ciclo lectivo 2021 inició de manera virtual, pero no en todas las materias ni en todos los grados. Pero sabemos que no todas las familias tienen las mismas condiciones y posibilidades para sostener la educación virtual de sus hijos”, señalan.

“Ante la discontinuidad que esto trae aparejado, no resulta suficiente ni equitativo el acceso a la educación para todos los niños”, cuestionaron.

La Escuela 146 tiene horario matutino de 08:00 a 12;99 (dado que en este momento no se cumple la jornada completa, que sería con almuerzo incluido y hasta las 15), lo cual implica que la temperatura en esas horas suele ser muy baja y, por ende, la calefacción es central.

Pero en la tercera semana de clases empezaron los problemas de calefacción de los ambientes (calefactores y caldera del SUM) y en la cocina (averías en las cocinas a gas, pérdidas de agua) que terminaron por impedir que se mantuviera la presencialidad.

“Dado que una de las zonas más afectadas por averías de agua y calefacción es la cocina, los porteros presentaron un acta el 24 de agosto en la que se expresan que no se presentarán a trabajar hasta que las condiciones edilicias no sean seguras”, destacaron.

Se reactivaron los arreglos y se logró que funcione una de las calderas y se arreglaron las pérdidas de las cocinas (hornos). Sin embargo, quedan cuestiones pendientes.

“Fuimos informados de algo que no esperábamos: en el mismo edificio en el que nosotros no estamos teniendo clases está funcionando en el turno tarde la Escuela N° 197 que tiene problemas edilicios más profundos que los nuestros. Entonces nos preguntamos cómo es posible algo tan contradictorio: en el mismo edificio que no estaría en condiciones para que asistan los alumnos de la escuela sí están pudiendo asistir alumnos, docentes, porteros y directivos de otra institución”, cuestionaron.

“Necesitamos que el Gobierno provincial respete el derecho de nuestros hijos a una educación digna y segura y garantice la función formativa que tienen las escuelas, arbitrando los medios para que la situación de nuestra institución se regularice”, exigieron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico