"Todos los gobernadores están hartos de la falta de respeto"

El gobernador Ignacio Torres confirmó que todas las provincias se sumarán a la decisión de cortar el petróleo y el gas si el Estado nacional no restituye antes del miércoles los $ 13.000 millones de la coparticipación que fueron retenidos.

El gobernador de Chubut, Ignacio “Nacho” Torres, habló con Infobae después de la videoconferencia que el sábado compartieron los mandatarios de las provincias patagónicas. En esa charla, se comprometieron a cumplir una medida de fuerza que, de ocurrir, sería inédita y de consecuencias imprevisibles: el corte del gas y el petróleo hacia el resto del país. Es una protesta en rechazo a la decisión de la administración de Javier Milei de retener unos 13 mil millones de pesos de la coparticipación federal. Para que se cumpla, dependerá que el Gobierno no libere esos fondos. Por lo que publica el presidente en sus redes, el diálogo parece roto.

El conflicto se desató el viernes cuando en un acto con gremios petroleros, de la construcción, piqueteros y fuerzas vivas en Comodoro Rivadavia, Torres planteó un ultimátum al Gobierno nacional: si no dan marcha atrás con ese recorte “no va a salir un barril más de la provincia”. Fue una posición drástica que recibió un apoyo unánime de los demás mandatarios y la solidaridad expresa. Hubo peronistas, ultra kirchneristas, macristas y radicales. A excepción del solitario Osvaldo Jaldo (Tucumán), el resto se encolumnó detrás del chubutense.

Lejos de encontrar un tono conciliador, Milei, el resto de su gobierno y los simpatizantes en las redes sociales del líder libertario iniciaron una embestida fulminante contra Nacho Torres y el resto de los gobernadores. Es un choque que siguió durante la madrugada y que se agudizó a medida que pasaron las horas. “Nosotros le votamos todo y nos pelean. Me pregunto ¿hasta cuándo van a seguir peleándose con todos?”, planteó el mandatario y se mostró sorprendido que el presidente no agreda con la misma intensidad a mandatarios kirchneristas”.

“Me discriminan a mí, cuando yo expreso voluntad de pago”, se quejó Torres y dijo también: “deliberadamente el Gobierno decide pelearse con quienes ayudamos o decidimos ayudar en su momento” y conjeturó con que “un detonante fue la cautelar que me salió a favor en el tema del transporte; ni el kirchnerismo más duro hacía esta discriminación”. Además, el gobernador de Chubut calificó al asesor presidencial Santiago Caputo como “nefasto” porque “se pone en peleas berretas porque creen que les garpa una pelea ficticia contra la casta. No podés apostar por Twitter con esos videos con inteligencia artificial donde parecen superhéroes cuando los jubilados tienen hambre”.

”Muchos estamos desilusionados con la soberbia patoteril del Gobierno. Nos genera frustración ver cómo se manejan, todo pasa por un persona que no conoce la Argentina, que nunca fue funcionario, que se llama Santiago Caputo, y que le dice al Presidente con quién se tiene que pelear: con los diputados, con los medios, con los cantantes”, dijo. ”Por Twitter son muy guapos y se pelean con Lali Expósito pero no los escuché nunca que se peleen con ningún sindicalista”, agregó. En diálogo con Infobae, el mandatario de Chubut explicó su mirada sobre el conflicto y respondió que va a defender a su provincia “hasta las últimas consecuencias”.

-¿Qué resolvieron los gobernadores de la Patagonia?

-Tuvimos una reunión muy buena con los gobernadores y se ratificó el acompañamiento de todas las provincias patagónicas a la protesta que planteamos para defender nuestros derechos y el reclamo para que se nos respete. En caso de que no haya ninguna respuesta, se van a paralizar los pozos de la región. Confío en que se va a resolver, pero si el gobierno nacional insiste, la decisión está tomada.

-¿Confía en que va a retomar el diálogo? ¿No está roto?

-Si el Gobierno llama al diálogo, nosotros siempre estamos para dialogar. Pero el diálogo tiene que ser resolutivo, no juntarnos a hacer el reunionismo de siempre. Necesitamos que se comprometan a quitamos la pata de encima. Nosotros a la Nación no le estamos pidiendo ni un peso. Le estamos pidiendo que nos respete y que no nos toque la coparticipación, que es nuestra. Incluso le estamos diciendo que queremos pagar toda la deuda junta que tenemos como provincia y no nos dejan.

-El Gobierno respondió que la retención de los 13.000 millones estaba incluida en el propio contrato. ¿Qué responde a eso?

-Que nosotros tenemos voluntad de pago y que de hecho mostramos la prueba con documentos a lo que dijo (el ministro de Economía, Luis) Caputo. El vicegobernador mostró las dos presentaciones que se hicieron a través del Ministerio del Interior y de Economía. El Gobierno como acreedor no quiere cobrar y no habilita el canje de deuda porque quiere asfixiarnos, reteniéndonos la coparticipación. Hace un juego de pinza entre el Banco Central y Economía para extorsionar a a la provincia, para pisarla.

-Le preguntaba si estaba dispuesto a retomar el diálogo porque el presidente Milei dijo cosas fuertes sobre usted.

-No voy a entrar en un discusión chabacana. A mi me avergüenza incluso algunos tuits que replicó el Presidente. Sobre todo porque necesitamos un Presidente que tenga firmeza, pero que tenga respeto. Es de una bajeza pocas veces vista ver cómo se maneja. No vamos a avalar ni vamos a naturalizar nunca -aunque algunos tiendan a naturalizarlo- la agresión, la violencia, la falta de respeto. A los gobernadores nos tienen que respetar porque nos eligió el pueblo también. Y desde Chubut decimos que, aunque seamos una provincia chica, nos vamos a defender.

-Tuvo una solidaridad inmediata y generalizada de los gobernadores. ¿Por qué pasó esto?

-Porque todos los gobernadores están hartos, cansados de la falta de respeto, la soberbia, de la lógica patoteril de Milei. Y esto no es partidario, esto es transversal. Tiene que ver también con un modelo de país. Si queremos ser un país centralista o queremos un país verdaderamente federal. No vivimos en un unicato, vivimos en una república federal y eso hay que respetarlo. Hay que respetar la Constitución.

-El Gobierno y sectores empresarios salieron a decir que un gobernador no puede parar la producción, que eso es un delito.

-Es que no lo paro yo. Hay un error de interpretación. El primer planteo, cuando se conoció la retención de la coparticipación, lo hicieron los jubilados trabajadores de YPF. Después los trabajadores de la Cuenca, pero avalados incluso por la Federación Empresaria Chubutense, por el sector privado. Es prácticamente unánime la decisión de paralizar los pozos. En Chubut hay un arraigo y una cuestión cultural de rechazar esta idea de que nos sacan los recursos y en la provincia no queda nada. Cuando salió esta noticia que nos retuvieron la mitad de la coparticipación, los primeros que salieron son los jubilados y ahí adhieren todos los trabajadores del petróleo.

-¿No tiene miedo que terminar preso? Patricia Bullrich, que es presidenta del PRO y ministra de Seguridad, lo criticó con dureza.

-No me preocupa. Ellos nos llevaron a una situación límite. A mí me eligieron para defender los intereses de la provincia y no para especular o para ceder ante amenazas o cualquier violencia que quiera ejercer el gobierno nacional. Por eso nos vamos a defender hasta las últimas consecuencias.

Fuente: Infobae

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico