Trabajadores de parques eólicos denuncian precariedad laboral

Remarcan diversos incumplimientos en materia de seguridad laboral por parte de la empresa Vestas. También cuestionan que figuran registrados en la AFIP como vendedores cuando realizan tareas de mantenimiento.

El 17 de septiembre se produjo un accidente laboral en el parque eólico Manantiales Behr. Un obrero de la empresa Vestas Argentina SA sufrió una descarga eléctrica en el rostro. Esa situación gatilló que se descubrieran una serie de irregularidades denunciadas por el Sindicato de Luz y Fuerza de la Patagonia.

Según los trabajadores, el accidente se produjo por una negligencia de quien estaba al frente de las tareas, ya que se obligó al operario a subir al molino a cumplir funciones pese a que no estaban todas las garantías para que pueda llevar a cabo su trabajo.

“Esa fecha había alerta de meteorológica de vientos huracanados por lo cual todas las máquinas de la Patagonia se detuvieron. Nosotros tenemos un límite máximo para subir que son 25 metros, pero hicimos los cálculos y ese límite estaba totalmente excedido. El chico que sufrió el accidente no tenía la protección correspondiente y lo autorizaron a subir así nomás”, aseguraron los trabajadores en diálogo con El Patagónico.

En total son 39 técnicos que pertenecen a Vestas en Chubut y sus voceros pidieron a este diario preservar su identidad por temor a despidos. “Te dice una cosa de sus principios y cuáles son sus parámetros de seguridad, pero después en la realidad no pasa nada de eso”, cuestionaron.

“Estamos en peligro constante. Trabajamos en lugares donde hay más de 35 mil voltios y subimos a más de 100 metros de altura sin protección”, dimensionaron.

El episodio descripto generó que la Secretaría de Trabajo de Chubut dictara conciliación obligatoria después del reclamo del gremio. Es que el sindicato había comprobado una serie de incumplimientos en cuestiones de seguridad e higiene, sin que esta actividad sea informada a las ART.

“Nos mandan a trabajar igual. Nos amenazan con suspendernos o descontarnos días. La inspección le dio no aceptable en muchas cosas. Nosotros necesitamos herramientas que estén bien y muchas de ellas no están aptas para estas tareas”, describieron los denunciantes.

“Después se realizó la inspección de la Secretaría de Trabajo, en el parque eólico que está en Puerto Madryn, se cayó una de las aspas de un molino. Somos pocos los trabajadores que hacemos mantenimiento en la Patagonia y lo único que pedimos es que nos cuiden”, subrayaron.

Los empleados ahora cumplen tareas administrativas a la espera de una solución, pero “siguen las mismas presiones para que subamos a trabajar y sigue siendo todo muy irregular. Nosotros estamos declarados como vendedores en la AFIP cuando realizamos tareas de mantenimiento. Todo eso es pagar menos y si nos pasa algo, legalmente se pueden cubrir”, aseguraron.

MOLINOS (2).jpg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico