Tras las agresiones, el hostel “Onda Azul” permanece cerrado

El propietario del local aseguró que hasta no tener garantías de seguridad para los empleados y los turistas no reabrirá las puertas. Según las investigaciones que se están realizando, los autores materiales ya estarían identificados.

El dueño del hostel “Onda Azul”, Yoav Pollac confirmó a través de la lectura de un comunicado el cierre del lugar por los ataques vandálicos y cargados de tinte antisemita ocurridos esta semana.

En este marco, Pollac expresó:“hemos cerrado nuestro establecimiento tras sufrir un gravísimo ataque perpetrado por dos vecinos, quienes son bien conocidos por las autoridades. Estas personas nos vienen aterrorizando y vandalizando desde el comienzo de la temporada aludiendo razones antisemitas, replicando lo sucedido en El Bolsón que mereció la intervención del INADI".

"Su accionar hasta ahora impune no solo causo estragos materiales, sino que este último ataque ha puesto en riesgo tanto la vida de los propietarios como la de los empleados y los huéspedes", recalcó.

"Debemos disculparnos con nuestros leales empleados que en estos once años de actividad se han convertido en familia. Onda Azul también es fuente de ingreso indirecto de comerciantes y proveedores de servicios, constructores, panaderías, verdulerías, remiserias, lavaderos de ropa, etc, que se beneficien con el caudal de turistas que acuden a nuestro establecimiento. Confiamos que hemos contribuido positivamente al desarrollo del pueblo y estamos orgullosos de ello. Depende del accionar de las autoridades si podremos reiniciar nuestras actividades, pues no pondremos en peligro la vida de nadie por falta de respuestas por parte de ellos. Agradecemos las expresiones de solidaridad de vecinos y amigos y llamamos a la comunidad a expresar su opinión”, indicó.

Asimismo, el comerciante aclaró a Cable Visión Sur de El Bolsón que “el complejo está cerrado desde el lunes, le pedimos a los 200 turistas que estaban en las instalaciones que se vayan y a todos los que habían reservado se les avisó que directamente no vengan y esto es hasta nuevo aviso”.

Al ser consultado sobre cuando reabrirán sus puertas el hostel, Pollac manifestó que “no lo sé. Esto es hasta que nosotros podamos cumplir con las medidas de seguridad tanto para mis hijos, para mí y para los turistas”.

“Lo que sucedió tiene un impacto directo en toda la comunidad -dado que los turistas que se alojan en el complejo dejan plata a todo Lago Puelo- no es que todo queda en mi bolsillo”, dijo.

En esta línea, señaló que “hay 200 chicos que vivieron un episodio terrible, toda esa gente que era de otro países se quedó con una imagen muy negativa de Lago Puelo y de sus autoridades porque fue un episodio vergonzoso”.

En este marco, recalcó que “las denuncias ya están hechas. Tres policías sufrieron heridas graves durante el ataque por lo que la Policía está tan interesada en solucionarlo como nosotros. Lamentablemente desde la Fiscalía de Esquel no se esta dando el apoyo necesario”.

“Tienen las filmaciones y las personas están individualizadas. Había seis oficiales y 200 testigos”, afirmó.

Por otro lado, Pollac comentó que en su opinión personal “hay una raíz de antisemitismo en todo esto, porque uno de los actores se expresa de manera muy xenofóbica de forma constante. Estimo que por lo menos fueron tres los que entraron a mi terreno. Fui golpeado y también le propinaron golpes a mi padre, que es una persona mayor de 65 años. Se dejó constancia de todo esto en el Hospital cuando nos atendieron”.

“Por suerte mis clientes no reaccionaron pero aparentemente la idea de los actores era generar un lio bárbaro e incorporar a los turistas en la pelea para que se vayan a las manos. Los turistas se fueron bastante shokeados por todo lo vivido, ya no están en la localidad. Yo personalmente quedé con un poco de miedo porque estoy desprotegido por las autoridades que actúan en el pueblo”, manifestó el dueño del hostel.

“Yo no quiero señalar a nadie, no sé si los que panfletearon tenían la idea de que todo termine en esto. Los gritos eran cien por ciento xenófobos tales como ´judios d m…´ y ´que nos estamos robando la Patagonia´. Las agresiones fueron con piedras, escopetas, piñas, palos. Una pared de una cabaña está llena de pedrigones, saquearon y robaron mochilas de la gente que estaba adentro. A un turista le tiraron una piedra en las costillas para poder sacarle sus pertenencias”, concluyó Pollac.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico