Tres policías involucrados en delitos durante la cuarentena

En los últimos 38 días tres policías se vieron involucrados en diferentes delitos. Dos de los involucrados ya fueron pasados a disponibilidad preventiva. Este viernes la Brigada de Investigaciones allanó la vivienda de un agente de la Seccional Séptima que es investigado en torno a una causa de robo de cables a la Sociedad Cooperativa Popular Limitada.

Con el allanamiento a la vivienda de un agente de la Seccional Séptima por parte de la Brigada de Investigaciones, ya son tres los policías que resultan sospechosos de distintos delitos registrados en Comodoro Rivadavia en medio de la cuarentena nacional por el COVID-19.

El allanamiento que desarrollaron este viernes los efectivos dirigidos por los comisarios Andrés García y Pablo Lobos en una vivienda de Polonia al 1800, propiedad del empleado policial fue por solicitud de la fiscal general Andrea Rubio y la autorización del juez penal de turno Miguel Caviglia, en el marco de una causa por robo de cables denunciada por la Sociedad Cooperativa Popular Limitada.

En la vivienda además de secuestrar el teléfono celular del policía –en busca de pistas para determinar la autoría de un importante robo de cables en una empresa de servicios de la SCPL-, se incautaron cuatro armas de fuego, el arma reglamentaria del policía con su cargador y municiones, y otras tres armas sin ningún tipo de documentación según fuentes policiales. Secuestraron una escopeta calibre 12/70, una carabina calibre .22 y una pistola calibre .22.

La Policía peritará municiones que se encontraron la noche del robo en el lugar con las que secuestró en la vivienda del agente. Esa noche el efectivo policial estaba destinado a realizar servicio adicional en el lugar en donde después de su turno se descubrió el robo.

Es el tercer policía que en los últimos 38 días fue esposado por sus mismos colegas de azul.

Desde la Unidad Regional de Policía se confirmó a El Patagónico, que ya se iniciaron las actuaciones y sumarios administrativos y se aguarda la decisión de la Jefatura de la Policía del Chubut con respecto al pedido de pase a disponibilidad preventiva del efectivo hasta tanto se aclaren las circunstancias que se investigan.

Mientras que el primero de los efectivos que fue puesto a disposición de la Justicia en la cuarentena con un importante arsenal de armas de fuego y municiones fue el agente Nicolás Muñoz que prestaba servicios en la Alcaidía Policial. A Muñoz le allanaron el último 21 de abril su domicilio por una causa de presunto abuso de armas y amenazas agravadas por ser funcionario público.

El fiscal Héctor Iturrioz y el funcionario Facundo Oribones supervisaron las tareas de esa investigación, mientras que la jueza Daniela Arcuri otorgó la autorización para allanar la casa del policía. En el domicilio de Muñoz los investigadores encontraron dos revólveres calibre 38 marca Pucará; una pistola Bersa modelo Thunder calibre 40; un rifle tipo carabina semiautomática marca Legend calibre 22 con mira; una pistola calibre 9 mm marca Browing con dos cargadores; dos armas tipo pistola y un rifle, todas con calibre a determinar.

En ambos casos fue la Brigada de Investigaciones, la división quien los detuvo. A Muñoz, el jefe del GEOP lo sorprendió por la espalda, cuando volvía de cumplir servicio a su vivienda. Este efectivo ya está pasado a disponibilidad preventiva mientras se sustancia el sumario interno.

Mientras el otro policía detenido fue Matías Catrimán, quien fue esposado por efectivos de la Seccional de Kilómetro 8 el 23 de mayo por un incidente con un vecino de Standart Norte. El agente fue denunciado por amenazas y daños.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico