Tuvo de rehén tres horas a su expareja, una policía

Fue en Dolavon y el agresor empleó el arma reglamentaria de la propia mujer. Amenazaba con matarla y suicidarse.

El hecho sucedió en la zona periférica de Dolavon, unos 30 kilómetros al oeste de Trelew. Fue este sábado y todo culminó con el agresor entregándose a la policía.

Según se informó desde la comisaría local, alrededor de las 11.30 personal de la dependencia se dirigió a un inmueble de la calle Escalante, desde donde una mujer policía que se hallaba de franco de servicio les avisó a través de mensaje de texto que estaba cautiva de su expareja, un joven de 23 años que le había arrebatado la pistola 9 milímetros, la había cargado y amenazaba con matarla.

De acuerdo a la información oficial, la intervención se supeditó a una mediación ya que el individuo “no quería salir de la casa; amenazaba con matarse y matar a la empleada policial”.

Había ingresado a la vivienda tres horas antes por la puerta de atrás, que se encontraba abierta, y posteriormente llegó al lugar un tío de la víctima –que también es policía– y que luego de ingresar al inmueble dialogó con el hombre disuadiéndolo de que bajara el arma.

Así fue cómo logró que desistiera de su actitud y saliera de la vivienda para entregarse a los policías que se encontraban en el exterior: el jefe de la comisaría local, su segundo y otros oficiales que participaron del singular y dramático procedimiento.

Según Radio 3, el agresor quedó detenido en Dolavon y esperaba la audiencia de control que se haría este domingo o mañana temprano en Trelew, imputado de los cargos de “amenazas agravadas, privación ilegítima de la libertad y abuso de arma”.

La mujer policía hizo la denuncia correspondiente y en la misma, según trascendió, advirtió que el exnovio le mandaba mensajes con amenazas hasta en las redes sociales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico