Un preso quemó su ropa para volver a Comodoro

Un preso prendió fuego su ropa y las frazadas de su celda en una Seccional de Trelew como señal de protesta, porque quiere que lo devuelvan a la Alcaidía de Comodoro, en donde habría empezado a cumplir la pena que le dieron por hechos de asalto a mano armada que habría cometido en esta ciudad. Dicen que ya tiene antecedentes

Ahora está en un calabozo de aislamiento hasta tanto las autoridades judiciales que lo tienen a cargo decidan qué van a hacer con él. El preso en cuestión se llama Walter Aybar, tiene entre 25 y 30 años, y hasta este lunes -momentos antes del incidente- estaba alojado en una celda contigua a la que ocupa Diego Lüthers, el exsecretario de la Unidad Gobernador preso por las causas de corrupción que involucran a otros exfuncionarios dasnevistas y empresarios.

Según el diario El Chubut, el subjefe de la Regional, comisario Ariel González, contó que el recluso “llegó hace no mucho tiempo a Trelew, estuvo en la Alcaidía. Ahí tuvo un incidente hará unos dos meses, estuvo internado un tiempo con arresto domiciliario; fue a la (Comisaría) Tercera y hará una semana que está acá en la Segunda porque en Trelew no tenemos más lugar”.

Recordó que “es originario de Comodoro en donde está condenado por la Oficina Judicial de aquella ciudad y lo que está pidiendo es regresar a Comodoro y dijo que va a hacer todo tipo de problemas para lograr su cometido. Aparte lo reafirmó por escrito hoy a la mañana (por ayer): mandó una carta a la Oficina Judicial y a la Defensa pidiendo su traslado a Comodoro”.

-¿Y por qué lo trajeron de Comodoro? ¿Allá tampoco hay lugar? Se le consultó a González. “Tuvo serios problemas en la Alcaidía. Después estuvo en la Comisaría de Sarmiento en donde también prendió fuego su lugar de alojamiento y por ese motivo vino a parar acá a Trelew”, explicó.

Cuando se le preguntó al comisario cómo se había apoderado del elemento con el que originó el principio de incendio –un encendedor-, detalló que los presos “no están aislados. Son cinco o seis por pabellón y tienen todos los elementos indispensables para tomar mate, por ejemplo calorama, red de agua; están como si estuvieran en un domicilio”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico