Una nena muerta, una autopsia clave y los padres presos por el crimen

Morena tenía 13 años y, según los forenses, falleció a causa de una paliza y fue abusada. Hoy indagan a los detenidos.

Morena Nazareth Lavin Vergara tenía 13 años. El martes a la mañana fue hallada muerta en la casa que compartía con su papá y su madrastra en Lima, en el partido de Zárate. La familia le contó a la Policía detalles tristes de la adolescente: dijeron que se autoflagelaba y que cuando le avisaron que se iba a vivir con su mamá tomó un cóctel de pastillas. Pero, lejos estaba el suicidio de ser la causa del fallecimiento. Los detalles de la autopsia fueron tan reveladores como truculentos.

“Los forenses descubrieron y concluyeron que la adolescente tuvo una muerte traumática: fue golpeada y tenía lesiones de antigua data”, dijeron las fuentes consultadas por Infobae, y ampliaron con una descripción aberrante y un dato estremecedor: “Morena presentaba una hemorragia externa, tenía un desgarro vulvar y politraumatismos”. Había sido abusada sexualmente.

Ante estas conclusiones de los forenses, desde la UFI N°7 de Zárate, a cargo del fiscal Alberto Gutierres, se ordenó este miércoles a la madrugada el arresto del padre de la víctima, Pablo Lavin, y de la madrastra, María Ludueña.

Este jueves ambos serán indagados por los delitos de homicidio agravado por el vínculo y abuso sexual agravado por ser la víctima una menor de edad por el fiscal del caso. Luego, será el Juzgado de Garantías N°1 del departamento judicial de Zárate-Campana el que determine si quedarán detenidos.

“Descansá en paz hermosa. Siempre presente, More. Volá alto princesa”, posteó en Facebook su tía Valeria con una foto de la adolescente donde sus ojos verdes relucían. No fue la única que la despidió en las redes sociales ni que pidió Justicia.

AUTOPSIA CLAVE

Todo se descubrió con la autopsia, pero horas antes de que eso sucediera, amigos y familiares se despedían de Moreno como si su muerte hubiera sido un suicidio. No había dado el mediodía cuando desde la casa de la Calle 16 al 100, de la localidad de Lima, al Norte de la provincia de Buenos Aires, una mujer llamó al 911: avisó que estaba con una adolescente de 13 años, quien no podía respirar.

Cuando arribó una ambulancia del Sistema de Emergencias Municipal (SEMU) de Zárate, el médico intentó reanimar a Morena, pero fue en vano y la chica fue declarada fallecida.

En su primer pronóstico, el médico que la atendió no descartó que la adolescente hubiera muerto por la ingesta de pastillas, indicaron las fuentes a la agencia de noticias Télam, y dijeron que el cuerpo presentaba a simple vista golpes, cortes y quemaduras en varias partes.

Cuando la Policía Bonaerense llegó a la casa donde Morena vivía con su padre y su madrastra, se entrevistó con Ludueña y ella aseguró que la adolescente tenía trastornos psicológicos, y que se lastimaba a sí misma. Ludueña detalló también que durante el lunes Morena se había puesto muy violenta cuando le comunicaron que tenía que volver a vivir con su madre biológica.

El fiscal Gutierres ordenó que la Policía Científica realice las pericias correspondientes en la casa donde murió Morena mientras que pidió que se realice la autopsia correspondiente: fue clave.

El resultado preliminar de los forenses habló por Morena. Su cuerpo tenía signos compatibles con abuso sexual y de haber recibido una paliza. Los sospechosos del crimen están detenidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico