Una quema de basura habría originado el incendio en el ingreso al barrio Laprida

Con cinco camiones cisternas los bomberos trabajaron ayer durante más de dos horas para apagar un incendio que se desató en el ingreso al barrio Laprida. El foco ígneo se habría generado a partir de que un habitante del sector quemara basura y las llamas se descontrolaran con ayuda del viento. El fuego puso en peligro a las viviendas del sector. El tránsito desde y hacia Laprida por la ruta 25 de Mayo fue interrumpido durante más de media hora debido a los trabajos para frenar las llamas.

Un incendio en el ingreso al barrio Laprida puso en peligro las casas del sector y el tránsito por la ruta estuvo interrumpido durante media hora. Eran las 17 cuando los voluntarios del Destacamento 3 fueron alertados de que un foco ígneo avanzaba rápidamente sobre el pasto seco y amenazaba con extenderse hacia viviendas y automóviles que estaban en cercanías.

Las llamas se habrían generado cuando un residente del lugar se encontraba quemando basura y la situación se descontroló debido al viento.

Palas, mangueras y baldes fueron algunas de las herramientas que usaban los vecinos para evitar que el incendio continuara su paso. Pese al esfuerzo de los habitantes del sector, el fuego era alentado por las ráfagas.

La intensidad de las llamas era tal que el agua de los primeros dos camiones cisterna de los bomberos no alcanzó para controlar la situación por lo que se tuvo que pedir refuerzos al Cuartel Central.

Agentes policiales de la Comisaría Laprida colaboraron brindando apoyo logístico para que los voluntarios pudieran trabajar libremente. Es por eso que se decidió cortar el tránsito en el acceso a Laprida para no generar mayores inconvenientes.

La fila de automovilistas se extendió durante más de media hora a tal punto que dos colectivos que circulan en distintas frecuencias por ese barrio de la zona norte coincidieron en la espera.

A todo esto, las llamas continuaban su avance alimentándose del pasto seco y la gran cantidad de basura que se encontraba en la zona.

PELIGRO DE VIVIENDAS

Lo que más preocupaba a toda la comunidad es que el fuego alcanzara a una de las viviendas del sector, debido a la intensidad del viento y la poca accesibilidad que tienen en la zona. Así se logró que uno de los cinco camiones cisterna se ubicara entre dos calles y los voluntarios pudieran acatar las llamas con más efectividad.

Otro de los temores fue que las llamas comenzaron a ganar terreno en cercanías de la calzada y podía generar un nuevo foco ígneo en una de las laderas del cerro o que alcanzara a la gran arboleda que se encontraba en una de las viviendas.

Es por eso que uno de los camiones con agua se movilizó rápidamente a ese sector. Mientras, vecinos colaboraron arrojando tierra con palas.

El incendio no daba respiro a los bomberos por lo que ni bien apagaron ese foco ígneo se dirigieron a la parte de un cañadón convertido en un basural clandestino donde las llamas se abrían paso hacia una obra en construcción.

Unos pocos voluntarios se trasladaron en el camión cisterna, otros se subieron a la parte de atrás de una camioneta mientras que los demás se desplazaron corriendo.

Fue la única zona donde los voluntarios trabajaron solos por lo que la experiencia del personal más antiguo guió a los integrantes más jóvenes.

La situación fue controlada luego de más de dos horas de arduo trabajo, permitiendo que solo quedaran tareas de enfriamiento para que no se reavivaran las llamas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico