"Voy a hacer todo lo posible para que el peronismo gane en 2019"

La expresidenta Cristina Kirchner deslizó este jueves la posibilidad de candidatearse a la presidencia en 2019 en una entrevista que brindó a Luis Novaresio. Además ratIficó su hipótesis sobre la muerte del exfiscal Alberto Nisman lo asesinaron y se manifestó a favor de la libertad de expresión y trazó una comparación entre la situación en su gobierno y en la actualidad.

La expresidenta Cristina de Kirchner afirmó esta tarde que si en las elecciones de 2019 su figura llega a ser un "obstáculo" para la unidad y la victoria del Partido Justicialista se excluirá de participar.

Al dejar abierta la posibilidad de participar en los comicios presidenciales de 2019, la exmandataria señaló: "Si en 2019 yo soy un obstáculo para las elecciones, no voy a ser ningún obstáculo".

Consultada puntualmente sobre si se excluiría de la competencia para favorecer al partido, Cristina respondió: "Si esto impide la unidad y ganar, no tengas dudas". Además, agregó: "Voy a hacer todo lo posible para que el peronismo gane en 2019".

NISMAN

Aunque evitó decir ante las cámaras que al exfiscal Alberto Nisman lo mataron, recordó sus dichos durante la cadena nacional del 26 de enero de 2015. "Di mi hipótesis y la sigo sosteniendo", enfatizó la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, y actual candidata a senadora nacional. "Lo hice cuando era mi responsabilidad hacerlo, mencioné la posibilidad de que la muerte no fuera voluntaria", insistió.

En ese mensaje la exjefa de Estado anunció un proyecto de ley para disolver la Secretaría de Inteligencia (Ex Side) para crear la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). "Más allá de lo que pueda yo creer, en este tema hay cuatro hechos fundamentales: se conoce cuál es arma que provocó la muerte; de quién era esa arma y la circunstancia que le fue entregada; el asistente informático (Diego Lagamarsino) que fue en su casa y que fue la última persona que lo vio con vida", detalló.

Al apuntar contra Lagomarsino, se refirió a los vínculos personales con Nisman. "Una persona que tenía cierta vinculación, porque tenían una cuenta en Nueva York no declarada, que además era un furibundo opositor a nuestro gobierno", enfatizó.

Asimismo, Cristina negó rotundamente que algún funcionario y efectivo de las fuerzas de seguridad hayan adulterado la escena del crimen. "Todos saben que eso es un inmenso disparate. Es una acusación sin fundamentos, no lo creen ni quienes lo formulan. En aquel momento hubo utilización de todo esto por la oposición, que hoy es gobierno, para echar sospechas sobre mi gobierno y sobre mi persona", indicó.

"Cuando fui presidente, cuando sucedió lo de Nisman, hice lo que corresponde ante un hecho de esta trascendencia: hablé por cadena nacional. Es impensable que ante un hecho conmocionante de la sociedad que el Presidente haga silencio y no de su opinión", consideró, y le recomendó a Mauricio Macri que utilice la cadena nacional para referirse a la desaparición de Santiago Maldonado, que lleva 44 días desaparecido. "Lo que hablé lo dije cuando debía. Es un ejemplo que podría tomar el actual presidente en el caso de Santiago Maldonado".

JOSÉ LOPEZ

Además reveló lo que sintió cuando vio el video del exsecretario de Obras Públicas, José López, arrojando bolsos con dinero a un convento y dio detalles de cómo vivió ese momento.

"Estaba en Calafate, y vinieron a avisarme. No miro televisión, no alcancé a comprenden toda la escena. Me disgustó mucho. Me dio tristeza y mucha angustia. Pensé en los miles y miles de pibes que se habían incorporado a la política", afirmó.

"Tipo 19.30, 20 puse un mensaje en la red. Esa noche en Calafate quería patear todo, no pensé en mí, ni en el gobierno, pensaba en los pibes. Algunos se tatuaron mi cara o la de Néstor, como la de Perón y Evita. Y pensé en estos pibes que se incorporaron a la política. Es lo más importante que he hecho. Esa noche fue terrible, muy fuerte. En ese momento lo odié a José López", comentó la candidata a senadora de Unidad Ciudadana.

En agosto pasado, el fiscal Federico Delgado cerró la investigación sobre López y pidió que el exfuncionario y otras cinco personas sean enviados a juicio oral y público por el revoleo de los bolsos con nueve millones de dólares y otros dos casos de enriquecimiento ilícito.

En este marco, Cristina exigió a la Justicia que determine el origen de los fondos. "Quiero saber quién le entregó ese dinero. No puedo creer que la Justicia no haya encontrado quién y cuándo le dio el dinero termosellado a López. Es injustificable que no lo hayan identificado. ¿Cómo puede ser que todavía no se haya identificado cuándo se sacó ese dinero del banco y quién se lo dio? El banco puede informar perfectamente quién lo retiró y encontraríamos el hilo entre el corrupto y corruptor", enfatizó.

Al ser consultada sobre si estaba al tanto de lo que hacía López con ese dinero, la expresidente respondió: "Es muy difícil estar en la vida de los funcionarios. Hay matrimonios donde la mujer no sabe lo que hace el marido o el marido no sabe qué hace la mujer, respecto de cosas legales. ¿Podría yo saber lo que hace cada funcionario, si hay miles? El que diga que sí, miente. Es imposible saber lo que hacen".

"A MÍ ME DECÍAN YEGUA, PUTA Y MONTONERA Y NO METIMOS PRESA A NADIE"

La ex presidenta se manifestó a favor de la libertad de expresión y trazó una comparación entre la situación en su gobierno y en la actualidad.

Cristina Kirchner se refirió a los insultos que recibió durante sus dos mandatos al frente del Poder Ejecutivo, y trazó una comparación con la situación actual.

"Durante mi gobierno hubo una libertad absoluta en Argentina. Se podían pegar afiches contra un periodista o poner que yo era yegua, puta o montonera. Y en las movilizaciones a la Plaza de Mayo vi carteles conmigo colgada, ahorcada, y nunca se reprimió a nadie", afirmó.

"En las redes sociales me agraviaban y me amenazaban. Ahora el que dice algo del presidente, lo meten preso. En mi gobierno había una profunda libertad. Ahora un chico estuvo un mes preso por un Twitter. ¿Qué tendría que haber hecho yo?", dijo.

Por último, referido al tema, recordó cuando en 2010 se puso en duda hasta la muerte de Néstor Kirchner.

"A mí me insultaban, llegaron a decirme que era mentira que mi marido estaba muerto adentro de un cajón. Cualquier cosa dijeron de mí. A mí me decían yegua, puta y montonera y no metimos presa a nadie. Hoy meten preso a un pibe por un Twitter, la gente tiene miedo", aseguró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico