Balearon la camioneta de Gabriel Tcharian y amenazaron a otras autoridades de la SCPL

Después que el martes la Sociedad Cooperativa Popular Limitada denunciara tres ataques contra sus instalaciones en menos de veinte días, ayer se pudo confirmar que desde diciembre se registran diferentes amenazas y amedrentamientos contra sus autoridades: balearon la camioneta del presidente de la entidad, Gabriel Tcharian, y un grupo de personas habría amenazado a los gerentes en un brindis que se realizó en Sarmiento, entre otros hechos.

Todo parece indicar que se trata de un mensaje sutil pero directo, por ahora de autores desconocidos. Sin embargo, será la Justicia la encargada de investigar a fondo estos hechos, teniendo en cuenta la violencia con que algunos de estos se ejercieron.
Más allá de esto el panorama preocupa a las autoridades de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada teniendo en cuenta que el martes tuvieron que denunciar que en los últimos veinte días sufrieron otros tres ataques contra sus instalaciones.
Esta situación impulsaría que mañana las autoridades de la entidad prestadora del servicio de agua y luz decidieran denunciar en el Ministerio Público Fiscal las amenazas que sufren desde el año pasado.
Según pudo confirmar El Patagónico, estas situaciones hostiles comenzaron en diciembre pasado con el ataque más grave registrado hasta el momento. Fue el 18 de ese mes, en el ingreso que la entidad tiene sobre la avenida Viamonte, cuando balearon la camioneta del presidente de la entidad, Gabriel Tcharian.
El resultado fue un orificio en la ventana del conductor producto de un disparo que ingresó a media altura. Fuentes consultadas por este medio indicaron que las cámaras registraron todo lo ocurrido, pero en los videos no se puede observar a los autores.
Pasaron solo unos días para que se registrara el segundo ataque. Esta vez un "apriete" ocurrido durante un brindis que se realizó en la planta potabilizadora de Sarmiento. Allí estaban reunidos los trabajadores del acueducto, y entre ellos un grupo de alrededor de 15 personas desconocidas, quienes habrían amenazado al presidente del Consejo de Administración y a los gerentes que acudieron a esa cita.
Con el paso de los días todo volvió a la normalidad y se especuló con que hayan sido "casos aislados de los que no había que preocuparse". Sin embargo, días atrás otra vez uno de los gerentes fue amedrentado en Sarmiento.
Adolfo Carrizo, jefe del Departamento de Saneamiento, había viajado a esa localidad para realizar una recorrida por la planta potabilizadora y en uno de los descensos le cortaron todas las cubiertas de la camioneta en la que circulaba.
Por el momento desde la entidad optaron por hacer silencio, y ante la consulta de este medio evitaron confirmar o negar los hechos. Sin embargo, fuentes confiables los ratificaron y señalaron que el atentado del último fin de semana, cuando atacaron una cámara de una válvula de presión de agua que podría afectar al sistema de distribución, fue la gota que colmó el vaso.
Así es que decidieron denunciar los hechos mañana en el Ministerio Público Fiscal, dando intervención a la justicia y abriendo el camino de una investigación formal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico