Comodoro ya logró pavimentar el 70% de sus calles pero subsiste la existencia de baches

Esta ciudad concentra casi la mitad del parque automotor de Chubut y el deterioro que se produce en la calzada no sólo es producto del tránsito continuo sino de múltiples factores como pérdidas de agua o la antigüedad de la obra. Esa situación obliga al municipio a invertir en la repavimentación y a ejecutar planes de bacheos que no dan abasto. La propia Area de Tránsito elabora un informe periódico que se eleva a la Subsecretaría de Control Operativo para advertir sobre el estado que presentan avenidas y calles que son neurálgicas.

El problema es histórico en una ciudad que concentra el 40% del parque automotor de Chubut y que solo en el último año sumó a las calles 7.977 nuevas unidades, entre automóviles y motos, según la Agencia Provincial de Seguridad Vial. Mientras, de acuerdo a las estadísticas del municipio de Comodoro Rivadavia, de 78.552 unidades que había en 2009 se pasó a 115.284 en 2015.
El tamaño del parque automotor se refleja en un tránsito colapsado en determinados horarios en el casco céntrico y en diferentes sectores de la ciudad, lo mismo que en las dificultades para encontrar estacionamiento. Sin embargo, esas no son las únicas preocupaciones para los automovilistas, ya que una de las principales quejas está vinculada con el deterioro que presentan muchas calles, avenidas e incluso tramos de ruta dentro del ejido.
Se estima que Comodoro Rivadavia tiene cerca de un 70% de sus calles pavimentadas, un aumento considerable si se tiene en cuenta que para 1983 la superficie cubierta era de entre el 17 y el 20%, y para 2011 ascendía al 50%.
En ese marco, según indica el último informe anual elaborado por el Area de Accidentología del Departamento Municipal de Tránsito -que previo a la llegada del invierno entrega ese estudio a la Secretaría de Obras Públicas a través de la Subsecretaría de Control Operativo-, sólo en 2015 se registraron alrededor de 50 zonas donde existían baches de distintos tipos, características y profundidad, contabilizando desde cuatro hasta treinta pozos por cada punto con problemas.
En muchos de esos baches existe una incidencia directa de pérdidas de las redes de agua potable o cloacas tanto que afloran a la superficie como subterráneas y que van degradando el pavimento en combinación con el tránsito.
"Son muchos los sectores con baches en la ciudad. Lo que nosotros hacemos es solicitar que hagan el bacheo correspondiente y si tienen asfalto lo ejecutan", explicó Carlos Aguilar, jefe del área de Accidentología al ser consultado por El Patagónico.
"Pasa que a veces las empresas no tienen asfalto para vender a la Municipalidad y después tiene que ver con el presupuesto y una decisión que ronda lo político. Entonces algunos se fueron bacheando y otros no. Se habrá arreglado el 50%", detalló sobre las respuestas que tuvo el trabajo entregado en el invierno de 2015.
Según confirmó Aguilar este año aumentó la cantidad de sectores con baches, algo que lamentan desde el área y sobre todo los automovilistas, quienes deben sortear este tipo de obstáculos.
En casi todos los barrios preocupa la problemática. En Laprida, "la calle Paraguay está totalmente destruida e igual que la Bogotá. La Nazca también tiene muchos baches. Te estoy hablando de las calles que gracias a Dios tenían asfalto porque también hay muchos sectores que todavía son de tierra", comentó Roberto Romero, vicepresidente de la Asociación Vecinal y ex presidente, quien señaló a El Patagónico que la dirigencia barrial realiza continuos pedidos al municipio para que se reparen esos pozos.
Mientras, en el barrio Mosconi hay tres puntos neurálgicos de intenso tránsito afectados. Uno es la calle Petrolero San Lorenzo, donde se encuentran el Museo Nacional del Petróleo y la escuela Hipólito Yrigoyen. Otro la avenida Tehuelches casi llegando a Kilómetro 4, tramo utilizado por todos los ramales del transporte público que viajan a zona norte. El restante está sobre la avenida Quintana que lleva al Hospital Alvear.
Según explicó Esteer Cordero, presidenta de la Asociación Vecinal, en la calle Petrolero San Lorenzo "el deterioro en parte es por la obra pluvial que se está realizando".
"La empresa Rigel que iba haciendo estudios de suelo iba haciendo perforaciones y luego esos pozos los tapaban con tierra. Nos dicen que no se justifica poner los intertrabados porque hay que volver a romper. Lo entendemos pero siempre le hemos dicho 'que compacten con fondo de tanque o algo porque hay riesgos de que haya un accidente', sobre todo frente al Hipólito Yrigoyen", explicó la vecinalista preocupada por la situación que atraviesa esa calle.
"En cambio, en la avenida Tehuelches ahora se ha hecho un bacheo y se ha mejorado muchísimo. Y en el otro sector peligroso, frente al colegio Biología Marina, hemos hecho muchísimos reclamos porque reparan, pero de manera muy precaria, le ponen tierra pero con el tránsito deberían hacer otro trabajo", consideró.
Esta situación que denuncia Cordero es el reflejo de lo que pasa en otros barrios de la Zona Sur, donde a pesar de las reparaciones, luego el tránsito, la erosión y la lluvia se encargan de ponerlo otra vez al descubierto.
Así sucede en la transitada avenida Roca, principalmente entre La Nación e Yrigoyen; en el perímetro del Cementerio Oeste, tanto en Islas de los Estados como en Islas Malvinas; y también en la avenida Chile, entre Constituyentes y Congreso.
La problemática se extiende a otros sectores donde las calles de tierra ganan en cantidad respecto al pavimento. En el Isidro Quiroga, la avenida Lisandro de la Torre presenta los mismos problemas. En este caso desde avenida Polonia hasta la esquina con Patricios. Mientras las avenidas Rivadavia, San Martín y Kennedy -las arterias más transitadas de la ciudad junto a la Hipólito Yrigoyen por conectar la zona sur con el casco céntrico-, sufren deterioro en casi toda su extensión.
En muchos casos, como ya se mencionó, es consecuencia del desgaste, viejas cañerías que atraviesan el subsuelo y las roturas ante un deficiente servicio de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, que incluso por un convenio firmado debe cubrir cada apertura que realiza sobre el pavimento cuando ejecuta una reparación del sistema de agua potable.

PUNTOS CRITICOS
Aguilar confirmó que en el informe de Accidentología que presentó en los últimos días de abril al subsecretario de Control Operativo, Mariano Lamberti, le pidió darle prioridad a sectores específicos, tal como hizo con la zona de Kilómetro 3, en la avenida Tehuelches, que en las últimas semanas fue utilizado como paso alternativo por el corte que sufrió la ruta Nacional 3 para los trabajos con el pluvial de la avenida Quintana.
"A partir del corte le pedimos que enfoquen el bacheo en ese lugar, porque pasaba que la gente esquivaba los baches y se encontraba con otro vehículo de frente y casi chocaban", explicó.
"En la última reunión también pedí que arbitren los medios para que ejecute el bacheo en la calle Petrolero San Lorenzo, Lisandro de la Torre, avenida Chile y otros sectores de la ciudad, como alrededor de la rotonda de rutas 3 y 39 donde hay muchos baches", detalló Aguilar.
Mientras tanto, el jueves el Gobierno provincial lanzó el Fondo de Inversión Vial que junto a los municipios permitirá ejecutar un plan de asfalto en diferentes ciudades de la provincia.
En Comodoro Rivadavia serán un total de 75 cuadras con una inversión total de 2 mil millones de pesos, que se sumarán al Plan Bianual de las Mil Cuadras, con el objetivo de profundizar el plan de obra pública que lleva adelante la actual gestión y mejorar el estado de las calles en una ciudad colapsada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico