El frío no es para la clase política

La UCR ganó una batalla, pero ahora comienza el problema: ¿Cómo defender a Macri en Chubut? La interminable indefinición peronista y los dilemas legislativos para designar a una juez en el Superior Tribunal de Justicia.

En cosas más serias

El precandidato a diputado nacional de la Alianza Cambiemos, Gustavo Menna, estaba nervioso el viernes en Olivos. Es que, según hicieron circular algunas versiones periodísticas en el valle, existía la posibilidad de que consiguiera una breve entrevista con el presidente Mauricio Macri, para que lo bendijera en persona y no a través de Marcos Peña Braun. Pero al final, el abogado radical solo tuvo la foto con el jefe de ministros, lo cual no obstante tiene su trascendencia, teniendo en cuenta que se trata del jefe de campaña del partido oficialista y que fue quien decidió bajar de la carrera al bisoño Ignacio Torres, quien estaba dispuesto a ir a la interna en las PASO que el PRO ordenó no hacer en todo el país.
Un par de horas más tarde se sabría qué hacía Macri mientras Menna sonreía junto a Peña Braun: almorzaba con el flamante director técnico de la Selección Argentina de fútbol, Jorge Sampaoli.

Casi sobre el final

La inscripción de la Alianza Cambiemos, que se concretó sobre el plazo establecido, nunca fue puesta en duda porque en función del escenario nacional se sabía que los estrategas de Mauricio Macri Blanco Villegas no iban a permitir que en Chubut la UCR fuera por un lado y el PRO por otro.
Sin embargo, las reuniones entre las conducciones, que ejercen César Herrera por la UCR y Daniel Laudonio del PRO, no fueron amables y pese a que las horas y los días transcurrían, el acuerdo no llegaba ya que ambos partidos reclamaban para sí la cabeza de la futura lista de precandidatos a la diputación nacional.
Herrera, amparado en la fortaleza de la estructura histórica del partido en la provincia, no se movía del planteo. El exconcejal de Comodoro además tenía la certeza -ya hecha pública- de que el propio gobierno nacional había aceptado que el radicalismo iba a encabezar en Chubut. De todos modos, con una postura próxima al fanatismo, del otro lado Laudonio seguía firme en que el primer lugar debía ser para los neoliberales.
En la mesa de negociaciones aparecieron futuros repartos de cargos en las estructuras y delegaciones nacionales, que no fueron aceptados por los radicales. El miércoles, en el último día, Laudonio (tras un llamado desde Olivos) declinó su exigencia máxima y cedió la cabeza de lista al radicalismo, pero a cambio dijo que al PRO le iban a corresponder el 100 por ciento de los cargos que se iban a repartir dentro de los organismos de gobierno.
El grito y el golpe de puño de Herrera en la mesa fue tan convincente que, sin mucho más argumento y cuando el radical se levantaba de la mesa, dicen que Laudonio aceptó que, además de la cabeza de la lista los futuros cargos se repartan 50 y 50 entre radicales y macristas. Recién allí se firmó el documento de conformación de la alianza que fue presentado en el juzgado federal. Para afuera se dirá que la discusión fue programática, claro.

Y… ponéle concejal

Tan decidida estaba por el gobierno nacional la suerte de la lista de la Alianza Cambiemos en Chubut que el viernes el ahora precandidato a diputado nacional, Gustavo Menna, fue recibido en la quinta de Olivos por el jefe de Gabinete de Nación, Marcos Peña Braun, y por el secretario General de Presidencia, Fernando de Andreis.
En la reunión, además de la clásica foto de bendición se avanzó en aspectos en los que se hará eje en la futura campaña, ya que se sabe que en esta provincia no será fácil pedir un voto para Macri, a juzgar por las consecuencias de desempleo y olvido que aplica desde que asumió como sucesor de Cristina Kirchner. La eliminación de los reembolsos; la situación de PAMI; los cierres de fábricas; tarifazos y el desentendimiento de la actividad petrolera son solo algunas de las problemáticas por las que ahora deberá poner la cara Menna.
Lo cierto es que en el equipo de prensa de Peña Braun parece que no tenían muchos datos sobre sus visitantes, ya que al vicepresidente de la UCR de Comodoro y socio jurídico del estudio del precandidato, Juan Gutiérrez Hauri, se lo presentó como "el consejal (SIC) radical de Comodoro Rivadavia".

¿Y José?

Ya con Ignacio Torres fuera de carrera, habrá que ver qué pasa con la precandidatura alternativa que, desde el PRO, había lanzado el comerciante José Perruccio.
Las listas de precandidatos deben ser presentadas el sábado como fecha límite y si bien todavía hay algunos días por delante, los tiempos urgen para saber qué va a pasar en las PASO. En este caso, lo que resta saber es si la lista que encabezará Gustavo Menna tendrá o no competencia interna. Como se sabe, Macri no quiere que haya PASO en ningún distrito (de hecho en Capital no se la dieron a Martín Lousteau) y hasta el momento Perruccio no se ha expresado al respecto.
Además, si uno se guía por su discurso no debería bajar la declinación, aunque como es hombre de números y no de ambición política, quienes lo conocen un poco más dicen que precisamente José está evaluando en estos momentos cuánto gana y cuánto pierde en ser precandidato de una interna que -todo indica- tiene perdida.

Luque dijo no

El viceintendente Juan Pablo Luque ya rechazó la propuesta que se le hizo para encabezar la lista de precandidatos a la diputación nacional del PJ. La idea surgió desde el propio "linarismo" para tener un postulante fuerte en un escenario que, desde el temporal a esta parte no solo no es nitidamente desfavorable, sino también inoportuna.
Cuando todo parecía indicar que la línea del PJ que conduce el intendente, que maneja el partido, iba a dejar librado a cada uno las presentaciones, en la semana que pasó se comenzó a gestar la idea fuerza de forzar un precandidato propio, y así se pensó en Luque.
La propuesta seducía por el conocimiento que del viceintendente tienen en toda la provincia, pero chocaba con las propias palabras con las que el intendente criticó la postulación de Mariano Arcioni desde el dasnevismo. Podía interpretarse que "se lo quería sacar de encima".
Pese a ello, se insistió ante Luque quien no se dejó seducir, por lo que dejó abierta la interna que mantiene con otros funcionarios de menor conocimiento y que tal vez por otros intereses impulsaban la precandidatura del viceintendente.

Petrolero o ex ministro

El otro apuntado a ser precandidato a la diputación nacional es el titular de Petroleros Privados, Jorge Avila, quien, entre sus problemas de salud y el equilibrio que debe hacer entre su relación con Linares y Das Neves, no está para nada convencido del convite.
Ante ese panorama, cada vez toma más fuerza que el precandidato pueda ser Carlos Gómez, siempre y cuando antes haya un acuerdo de no agresión de partes, al menos durante la campaña, que se cerraría con el voto del petrolero al pliego de García Blanco.
Más allá de si es Avila o Gómez, o algún tapado que aparezca, entre los que no se descarta el nombre del exministro de Hidrocarburos, Ezequiel Cufré, lo cierto es que en el PJ habrá interna abierta, ya que en la grilla siguen con intenciones de participar Néstor Hourcade; Alfredo Béliz; Nicanor Arbeletche; Héctor González y el infaltable Miguel "Coné" Díaz.

Decidite

El jueves, horas antes de la sesión de la Legislatura, los diputados del PJ-FpV recibieron un llamado telefónico del presidente del partido, Ricardo Mutio, por el que les oficializó la decisión partidaria de votar en contra del pliego de la camarista Graciela García Blanco al Superior Tribunal de Justicia.
Algunos legisladores no discutieron el mandato porque compartían esa decisión, mientras otros sí lo hicieron. Sin embargo, la autoridad partidaria dejó en claro que el partido les estaba ordenando oponerse al pliego ya que era una decisión tomada en cuestiones más estratégicas de campaña que jurídicas.
Lo curioso del caso es que, vaya a saberse por qué extraños motivos de política, una hora después el propio presidente del PJ volvió a comunicarse con los legisladores a quienes les informó que, luego de nuevas deliberaciones, se decidió dejar en libertad de acción para que cada uno votara como quisiera el pliego.

Esperá, que llegamos

Con este voto liberado, en Chubut Somos Todos comenzaron a vislumbrar un nuevo éxito legislativo porque, como sucedió en otras votaciones, el bloque que conduce Jerónimo García pensaba que contaba con la mayoría necesaria. Y eso que habían partido de la minoría en la que todavía se encuentran, pese a las múltiples fracturas que tiene la bancada del PJ-FpV.
El problema es que, más allá de los llamados telefónicos, en la Legislatura había diputados que estaban ausentes, entre ellos tres cuyos votos se contaban como favorables a la aprobación del pliego: los de Viviana Navarro, Gustavo Fita y Cecilia Torres Otarola.
Preocupado por la situación, Jerónimo García siguió haciendo números y mirando el reloj. Fue en ese momento, pasada las 11, cuando "el comandante" recibió el esperado llamado telefónico, aparentemente de Navarro, quien le comentó que estaban en viaje y que, como ya habían adelantado, iban a acompañar el pliego. Antes de que se corte la comunicación, García escuchó de nuevo el mensaje: "vamos en camino. Estamos llegando pasadas las 14".
Por esa razón, se había dispuesto que la sesión comenzara a la tarde, rompiendo la tradición que de la mañana que les permite a los legisladores ya a la tarde liberarse de sus funciones para volver a sus pagos chicos, o residencias de fin de semana.

El voto

Pero al final Jerónimo García no terminó de saborear la victoria porque, pese a que Fita, Navarro y Torres Otarola ya estaban en la Legislatura, como también David González, otro de los diputados del PJ que iba a aprobar el pliego de Mercedes García Blanco, aún le faltaba saber cómo iba a votar Carlos Gómez.
El titular del bloque de Chubut Somos Todos habló con el concejal petrolero, que fue bastante remiso a fijar posición ya que dejó en claro que iba a votar de acuerdo a lo que se le definiera desde la conducción petrolera de Jorge Avila.
El titular de Petroleros Privados y de Petrominera estaba en Buenos Aires cerrando la paritaria de los trabajadores de su sector y, en medio de tanto ruido político que se generó en la semana entre Mario Das Neves y Carlos Linares, seguía estirando una definición sobre el pliego.
Ante esta situación, el diputado García cortó por lo sano y optó por quitar quórum a la sesión porque no contaba con la certeza de que el pliego de su homónima juez iba a ser aprobado.
Chubut Somos Todos tiene hasta el 27 de junio para convencer a Gómez o a Avila, mientras una vez más se confirma que el quite de quórum no solo es un arma política del PJ.

No se entiende

La oposición del núcleo duro del PJ al pliego de Mercedes García Blanco pasa, básicamente, en que el mismo fue acordado políticamente entre el gobernador Mario Das Neves y el exintendente Néstor Di Pierro, yerno de la camarista.
Esa verdad, que fue reconocida y revelada por el propio presidente del bloque, Javier Touriñan, no se ajusta, hay que decirlo, a lo que debería ser un análisis preciso de las condiciones que tiene una persona para acceder al Superior Tribunal de Justicia.
Además, luego de contestar 98 preguntas, por más de 4 horas, quedó en claro que, al menos por las consultas que tuvieron que ver con lo jurídico, García Blanco tiene, junto con su trayectoria, los conocimientos necesarios para acceder al Superior.
Esto no fue compartido por Blas Meza Evans, quien confirmó su negativa porque la camarista aseguró que cuando ingresa al juzgado para fijar sentencia deja sus principios e ideas colgados junto a la cartera y el saco.
"Será una excelente camarista pero no puede ser cabeza del STJ; esto es una opinión personal y por ende no la iba a votar porque no cumple los requisitos necesarios para pasar esta barrera", dijo el legislador que parece preferir a un juez político, aunque objeta que el pliego venga de esa mano.

Conductor sin auto

En la Legislatura no solo se discutió en la semana que pasó por el pliego de Mercedes García Blanco, sino que en el caso del bloque de la Alianza Cambiemos hubo, parece, una interna feroz, en el reparto de los nuevos autos que compró la Legislatura.
Todavía no se sabe bien qué pasó, pero el jueves, antes de que se reuniera la comisión de Labor Parlamentaria, el presidente del bloque de UCR Cambiemos, Eduardo Conde, fue notificado de que el nuevo vehículo -que le correspondía por ser el titular de la bancada- había sido asignado a Manuel Pagliaroni.
El abogado comodorense se comunicó de inmediato con el sector administrativo de la Legislatura para hacer el reclamo. La respuesta fue que, como siempre sucede en estos casos, es cada bloque el que decide a qué diputado se le asigna el rodado, por lo que se le informó al presidente que evidentemente, sin que él supiera, en su bancada de tres miembros se había tomado esa decisión.
El inquisidor se exaltó aún más cuando, en Labor Parlamentaria, se encontró con el texto que indicaba que los autos que pasaban a dominio de Pagliaroni no eran uno sino dos. Cuando Conde, ya luego de haber puesto el grito en el cielo se estaba descompensando, alguien confirmó que se trataba de un error de tipeo y que el auto para Pagliaroni era uno solo.
Igual Conde sigue buscando respuestas que le aclaren qué está pasando dentro del bloque de tres que él conduce.

Cuando andás derecho

Hablando de vehículos, los que sí tendrán el suyo pero de su propio bolsillo serán el vicegobernador y candidato a diputado nacional, Mariano Arcioni, y el senador nacional Alfredo Héctor Luenzo, quienes el fin de semana fueron notificados de que accedieron a sus respectivos planes de ahorro o licitación.
El vicegobernador, que ya paladea su banca a la diputación nacional, accedió finalmente a su nueva Ford Ranger, en tanto que el senador que hizo periodismo en Comodoro se la jugó y licitó para tener su nuevo vehículo Fiat.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico