El futbolista Luciano Cabral fue imputado ayer por el asesinato ocurrido en Mendoza

El joven que se formó futbolísticamente en la CAI de Comodoro Rivadavia ayer fue imputado por la Justicia de Mendoza sobre su participación en el homicidio de Joan Villegas, ocurrido el 1 de enero en General Alvear. La acusación a Luciano Cabral se suma a la de su padre, José Cabral y a un adolescente de 17 años.
El martes, el futbolista de Argentinos Juniors que actualmente se desempeña en el Atlético Paranaense de Brasil, Luciano Cabral (21) se presentó voluntariamente ante la justicia acompañado por un abogado. El juez de la causa, Luis Ojeda, había emitido una orden de arresto contra el deportista.
Durante la extensa jornada de ayer el ex volante de la CAI fue sometido a proceso. Según confirmó Diario Uno de Mendoza, el futbolista fue imputado por homicidio agravado por la participación de un menor, en relación al brutal crimen de Joan Villegas (27).
Durante la mañana del 1 de enero la víctima fue golpeada duramente y luego lo remataron con un trozo de hormigón en la cabeza. Villegas se desangró tirado en el piso y presentaba hundimiento de cráneo. Al momento de la agresión estaba acompañado de un amigo que alcanzó a escapar y se convirtió en el testigo clave para identificar a los atacantes.
De esa forma, el mismo domingo la policía de General Alvear detuvo a José Cabral (42), quien se adjudicó la autoría del crimen, y fue enviado al penal de San Rafael. En tanto un adolescente de 17 años allegado a la familia Cabral también fue aprehendido y fue internado en el ex COSE en Mendoza.
En horas de la mañana de ayer Luciano Cabral fue imputado por la Justicia y luego el tribunal otorgó un cuarto intermedio hasta la tarde para analizar el pedido de detención del futbolista nacionalizado chileno que vistió la camiseta de la Selección Sub 20 de ese país.
Al cierre de esta edición, la audiencia judicial no había terminado y se presumía que el jugador que pertenece al Club Argentinos Juniors iba a recibir la prisión preventiva, aunque su abogado analizaba que no sea alojado en el penal de San Rafael donde se encuentra su padre, dejaron entrever fuentes consultadas por este diario.
No obstante, la situación procesal de Luciano Cabral es sumamente complicada y podría costarle su continuidad en el fútbol brasileño. Hay que recordar que el futbolista había llegado a su ciudad natal de General Alvear para festejar las fiestas junto a su familia y ni bien comenzado el nuevo año se vio involucrado en el asesinato.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico