El Gobierno amenaza con importar combustibles si hay huelga de petroleros

El Gobierno nacional no tomará más medidas para compensar a las petroleras por la caída en el precio internacional del crudo que las ya conocidas en cuanto al valor del producto en el mercado interno.

Esto significa que no habrá compensación para la exportación del petróleo que se produce en el Golfo de San Jorge (norte de Santa Cruz y sur de Chubut), decisión que puede desencadenar esta misma semana un conflicto serio en la zona con los trabajadores de los yacimientos y los de actividades vinculadas.

El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, se reunió el miércoles con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para trasmitirle el reclamo de la provincia, las petroleras que operan en la zona y los sindicatos para que se otorgue una compensación del Estado nacional para el crudo que se exporta, de modo que se siga vendiendo al exterior aún con los actuales precios internacionales. Esa es la solicitud que no fue aceptada por el Gobierno nacional, describió Silvia Peco para Ambito.com.

El problema de la exportación es únicamente para el petróleo del Golfo de San Jorge porque alrededor del 40% del hidrocarburo que se extrae en esa cuenca se vende al exterior. Eso es así porque se trata de un crudo pesado que se usa menos que el liviano en las refinerías locales.

Los sindicatos de Chubut y Santa Cruz advirtieron que tomarán medidas de fuerza el miércoles cuando vence la conciliación obligatoria con Tecpetrol, del grupo Techint, si la empresa reitera que desactiva el 40% de los equipos. Según los dirigentes gremiales, además de Tecpetrol, la actividad también está decayendo en las áreas de Pan American Energy y de YPF, por lo que consideran que hay 3.000 puestos de trabajo amenazados.

Los dirigentes sindicales dijeron también que si no tienen respuesta positiva, un eventual paro y bloqueo a las instalaciones va a producir falta de gas y petróleo en el país, y esto último llevaría a que luego escasee el combustible.

Frente a esta amenaza, voceros del Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, dijeron que si hay problemas con el suministro se va a importar petróleo o combustibles, descartando que las complicaciones puedan llegar al público. La posición oficial es que con los actuales precios internacionales todas las partes tienen que perder algo, e incluyen a las provincias, las petroleras y los trabajadores.

Según esas fuentes afirman que el Gobierno nacional ya hizo todo lo que podía hacer en relación con que el precio del crudo en el mercado interno quedó fijado entre u$s 54,90 y u$s 66,5, mientras en el mercado internacional, el valor se está instalando debajo de u$s 30.

"Hay traders con capacidad de almacenamiento que pueden importar porque no hay restricciones para que lo hagan", se afirma en los despachos oficiales, aunque dar vía libre al producto importado destruiría el nivel de actividad en todos los yacimientos del país, no sólo en el Golfo, y en las refinerías considerando el bajo valor al que ingresaría el combustible.

Otras dos consecuencias serían el gasto en divisas y, en el mediano y largo plazo, la dependencia en que quedaría la Argentina si desactiva la actividad petrolera. Sin embargo, para algunos funcionarios el tema es más inmediato: "en febrero va a haber un aumento muy fuerte en las tarifas eléctricas y a más tardar en marzo en las de gas, por eso no pueden subir los combustibles más del 6% que ya se aplicó y un porcentaje similar más adelante".

Fuente: Ámbito.com

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico