"Estamos en una emergencia hídrica", afirmó el titular de la SCPL

Repotenciación, cambio de ubicación en la toma del Senguer y obras asociadas al suministro de agua potable "son responsabilidad de Provincia" subrayó ayer el titular de la SCPL y cuestionó las prioridades. Sobre la postura de Ricardo Britapaja dijo que "no estamos en el Far West" y acentuó que el cambio climático produce la evaporación de 15 m3 por segundo en el lago Musters, lo que implica 10 veces más que el consumo de las cuatro ciudades que abastece la cooperativa.

"El cambio climático está y no vamos a tener agua. Ya estamos pagando las consecuencias y lo estamos padeciendo; tenemos que empezar a mirar en conjunto hacia el mar", dijo ayer Gabriel Tcharian, presidente del Consejo de Administración de la SCPL, en el marco de una conferencia de prensa que tuvo varios frentes: deslindar responsabilidades cuestionando puntualmente las prioridades provinciales y sus gestiones por las obras hídricas que requiere la zona; y también dar algunas precisiones respecto de los volúmenes de agua que se destinan al consumo humano y agrícola, enfatizando en los desvíos del Senguer y la falta de regulación de la cuenca.
Sin embargo, la crisis hídrica y la posibilidad de no tener agua fue el saldo más duro del mensaje, sobre todo porque si bien se trata de la agenda que discuten desde hace varios meses desde el Concejo Deliberante, el Foro de Legisladores e incluso se ha planteado en el Comité de cuenca, es la primera vez que la SCPL toma un posicionamiento público al respecto
"Estamos participando de un enorme cambio climático que con el tiempo cada vez va a ser peor. Creo que en la mesa de discusión se tiene que ver qué hacemos con el recurso. Estamos en una emergencia hídrica; el lago se está evaporando a 15 m3 por segundo; nosotros a la ciudad traemos 1,5 m3 por segundo y las chacras en Sarmiento consumen 10 m3 por segundo", señaló, para graficar que la evaporación es diez veces mayor que el consumo del promedio de 400.000 habitantes que abastece el acueducto.
"Me parece que es muy bajo el caudal de agua que transportamos hacia las ciudades para dar un servicio básico, como para que tengamos discusiones de quién consume más o menos. La discusión tiene que tener otra altura. Tenemos que ver qué hacemos con el recurso en general; qué hacemos con un río que desvían, tiene cauces desviados. Muchos miramos que hay una pérdida en Comodoro, pero en las narices de algunos desvían el río y nadie dice nada", acotó Tcharian.
Insistió luego en que "estas cosas hay que decirlas si queremos tener una discusión seria", referenciando tanto los emprendimientos productivos como el del grupo Bulgheroni en el denominado "falso Senguer", así como la toma que hace YPF en el codo del Senguer.
Señaló además la evidente responsabilidad del IPA (Instituto Provincial del Agua) en la regulación de la cuenca, mencionando como ejemplo a dimensionar cuál es volumen de agua que sale del lago Fontana, y cuánto llega al Muster.
Además, en función de la crisis hídrica que subrayó, Tcharian puso el acento en la necesidad de comenzar a enfocarse en el mar y en las plantas desalinizadoras como alternativa.

CUESTION DE RESPONSABILIDADES
El segundo eje de referencia para la SCPL fue deslindar responsabilidades en lo que hace al problema de suministro que se atraviesa actualmente. Recordó que el convenio que la Cooperativa tiene con la Provincia es para la operación y mantenimiento del acueducto, y que más allá de acompañar con proyectos y gestiones, es responsabilidad de la Provincia atender obras como la repotenciación y el cambio en la vieja toma del Senguer, al borde de quedar encima de la superficie del lago.
"La SCPL no es responsable de lo que está pasando. La repotenciación ya tendría que haber estado terminada y todavía estamos en veremos. Es un tema político, es un tema de gestión política que no se haya terminado en tiempo y forma", dijo para agregar que "reclamamos hace un año y medio el corrimiento de la toma porque estamos al filo de no poder traer más agua, pero licitan una doble vía que vale 100 millones y no hay 30 para esa toma. Hay cuestiones de fondo en las prioridades y decisiones políticas".
Asimismo, señaló que el permanente vacío y rellenado de las redes comodorenses –de 60 años de antigüedad en algunos barrios- por los cortes estivales detonan las tan cuestionadas pérdidas y roturas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico