Grandes pérdidas de agua y cloacas aquejan a habitantes del Abel Amaya

Ante la falta de repuestas de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, un grupo de vecinos tuvo que extraer la tapa de una de las cámaras de cloacas para evitar que los desechos se introdujeran a una casa de la calle Código 857. A una cuadra, sobre la calle Corti, se detectó una importante avería en la red de agua de la que se perdían cientos de litros.

Un sector del barrio Abel Amaya en su límite con el Cordón Forestal se ve afectado desde hace varios días por pérdidas de cloacas y agua potable que anegan las calles del lugar. Durante la mañana de ayer las aguas servidas llegaron hasta el patio de una vivienda ubicada sobre calle Código 857 al 2.300, casi Juan Corti.
Cuatro vecinos con los pies "embarrados" con los desechos de la cloaca hacían fuerza con una barreta para destapar una de las cámaras de inspección que se encuentra sobre esa calle. Es que el líquido comenzó a introducirse en el patio de la vivienda de Leonardo y por poco no llegó al interior donde reside con su mujer y su bebé.
Ante esa maniobra de urgencia el líquido comenzó a correr en descenso por calle Corti hasta desembocar en Chile y Lisandro de la Torre. Al menos unos 300 metros quedaron invadidos por las aguas servidas y el fuerte olor nauseabundo.
Leonardo explicó ante este diario: "se me está inundando todo para adentro de la casa desde hace tres días. Es un asco eso, el olor, los bichos. Tengo un bebé que se puede enfermar".
Aseguró que se comunicó con la guardia de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada y "no nos dan bola, se cagan de risa", lamentó.
Otro de los vecinos, Hugo, expuso que hace unos 15 días tienen problemas con el sistema cloacal en esa cuadra. "Un vecino llamó una semana seguida y no tuvo respuestas. Tuvo que ir personalmente a la Cooperativa y los tuvo que traer para que arreglen las cloacas".
"Le entraba todo el agua en la casa por el inodoro. Recién ahí vinieron a desatorar ahí, y ahora se atoró acá (señalando la tapa que acababan de sacar de la cámara de inspección). Estamos buscando una tapa alternativa para que el líquido salga por arriba y corra por la calle", narró.
"Entre nosotros vamos a tener que hacer lo que se pueda y más de eso no podemos hacer. El sábado llamaron y dijeron que iban a mandar una cuadrilla que nunca vino", cuestionó Hugo.
En la urgencia del buscar una solución alternativa al problema cloacal los vecinos colocaron ramas sobre la calle para impedir el tránsito vehicular.

CAÑO ROTO
A cien metros de la pérdida de cloacas, el equipo periodístico de este diario detectó un caño roto que derrochaba agua potable sobre las calles Corti y Código 860. Una gran cantidad de líquido descendía por uno de los costados de esa arteria hasta llegar a Chile. A la vez en la calle de tierra iba formando surcos para destruir la misma.
Los habitantes del lugar desconocían las causas de esa pérdida, pero lamentaron la cantidad de agua que se perdía. "Seguro que mañana hay un corte del servicio", se aventuró a afirmar una de las vecinas que prefirió resguardar su identidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico