Hoy los jubilados se movilizarían al municipio por la falta de bonos

Después de que ayer decidieran volver a cortar la calle San Martín en la zona de La Loma, frente al Centro de Jubilados y Pensionados del Petróleo y Gas, al cierre de esta edición representantes de la tercera edad esperaban una respuesta a ese reclamo que se extiende desde fines del año pasado y que sólo ha tenido respuestas parciales como la entrega de una cantidad limitada de bonos cuya existencia se agota en pocas horas.

Luego de una semana intensa, donde tras gestiones y compromisos por parte del Gobierno provincial se llegó a garantizar la continuidad de la entrega de bonos gratuitos del transporte público a los jubilados de Comodoro Rivadavia, ayer los adultos mayores que esperaban por esos tickets volvieron a cortar la calle San Martín, frente al Centro de Jubilados del Petróleo, tal como hicieron la semana pasada.
Esta vez el reclamo fue de mayor magnitud y los manifestantes señalaron la posibilidad de trasladarse hoy hasta el municipio en busca de respuestas. Así lo confirmó a El Patagónico el propio presidente del Centro de Jubilados y Pensionados del Petróleo y Gas, Mario Quinteros.
El dirigente ayer por la tarde aguardaba una respuesta concreta por parte de las autoridades provinciales, tras una mañana intensa que incluyó escenas de angustia con gritos, lágrimas y hasta la presencia de personal policial, luego de que una de las mujeres que protestaba quiso denunciar a uno de los integrantes del propio Centro de Jubilados. Señalaba que recibió un insulto de índole sexual, denuncia que otros manifestantes ratificaron.

CANSANCIO Y NECESIDAD
Todo comenzó cerca de las 8, cuando de a poco los jubilados fueron llegando –como todos los días en el último tiempo– hasta la entidad con la intención de retirar bonos gratuitos, luego de que el sábado se anunció esa posibilidad a través de la Federación de Jubilados de Chubut. Así, lentamente se fueron sumando más y a las 9 cuando abrió la institución se encontraron con una amarga noticia: no había tickets para su entrega.
Esto generó malestar y bronca, reproches a los integrantes del propio Centro de Jubilados, que nada tienen que ver con la falta de bonos ya que el problema se debe a una deuda que el Gobierno provincial mantiene por ese concepto con Patagonia Argentina, la concesionaria del servicio de transporte público de pasajeros en esta ciudad que mantiene una posición inflexible.
De esta forma, los manifestantes decidieron tomar la calle San Martín al 1.500. Para esto sacaron bancos a la calzada y se sentaron como forma de protesta mientras cantaban a viva voz, como el caso de Dora que gritaba: "Nadie nos defiende", al tiempo que golpeaba una lata de leche con un palo de madera.
"Nosotros vinimos a las 8. En la televisión dijeron que iba a haber bonos y son mentiras. Yo soy jubilada; queremos que salga un defensor de nosotros. Nos dijeron que no hay bonos, pero nos tratan mal, nos atienden mal y nos vamos a quedar acá. Basta de burla con la gente", sostuvo la mujer que contó que reside en el barrio Máximo Abásolo, desde donde había llegado para conseguir los bonos.
La protesta se extendió hasta cerca del mediodía, y luego del incidente donde una de las manifestantes denunció que uno de los hombres del Centro de Jubilados la había insultado, algunos decidieron irse y volver hoy para reclamar nuevamente en la puerta del lugar.
También se hizo presente Quinteros, quien lamentó la situación y tras conocer el panorama esperaba al cierre de esta edición tener una rápida respuesta de Provincia o del municipio, luego de que el intendente, Carlos Linares, se comunicara con él y prometiera ir hasta la sede.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico