La aventura de cruzar la Patagonia del Atlántico a la Cordillera

A bordo del Tren Patagónico se disfruta cómo el paisaje cambia drásticamente, desde la pampa, pasando por la estepa y terminando en plena cordillera (o al revés, dependiendo del recorrido). Con un servicio de primera categoría que brinda los mejores platos regionales, un cine y hasta una disco, el entretenimiento está garantizado.

Recorrer la Patagonia argentina desde la Cordillera de los Andes hasta la orilla del mar es una experiencia única que tiene lugar en la provincia de Río Negro. El Tren Patagónico, une desde 1934 las localidades de Viedma con San Carlos de Bariloche y hoy se posiciona como un atractivo más para el turismo, ya que brinda la oportunidad de recorrer casi toda la provincia entre paisajes tan diversos como sorprendentes: se atraviesa la estepa y uniendo el océano con las montañas más imponentes de la zona.
Son 821 kilómetros que atraviesan trece ciudades y pueblos rionegrinos. Las estaciones intermedias del Tren Patagónico son: O'Connor, San Antonio Oeste, Valcheta, Ramos Mexía, Sierra Colorada, Los Menucos, Maquinchao, Ingeniero Jacobacci, Clemente Onelli, Comallo y Pilcaniyeu.
Los atractivos turísticos más destacados del camino los constituyen la Meseta de Somuncurá, una de las elevaciones más antiguas del planeta, cuya superficie fue cubierta en varias oportunidades por el mar y hoy permite el avistaje de restos fósiles de fauna marina y bosques de coníferas petrificadas. Cabe destacar que las diversas paradas dan la oportunidad de conversar con los pobladores locales, entrar en contacto con la cultura de la zona y atesorar fotos del paisaje quieto.
El Tren Patagónico es un recorrido de tan solo un día, pero repleto de emociones. Sin dudas una experiencia inigualable para compartir en familia, con amigos o solos. El característico sonido del tren, los silbatos que marcan el arribo a cada parada, las campanas de cada estación, y los hermosos paisajes serán la compañía ideal para aquellos viajeros solitarios que deseen desconectarse.
Todo el año esta aventura atípica está al alcance con diferentes paisajes, nevados o floreados, partiendo una vez por semana de Viedma y una de Bariloche. En el camino, se aprecia desde los ventanales guanacos, choiques, maras, zorros, ovejas y una amplia variedad de aves de rapiña.
Pero no es solo eso, la experiencia a bordo es más que completa: los vagones son de primera clase, se transportan vehículos particulares, ya que cuenta con bandejas para que los pasajeros pueden despachar su auto y viajar descansando para disfrutar a pleno a la llegada.
Además hay un vagón de Cine para el relax, azafatas que atienden durante todo el recorrido y también un salón comedor para la degustación de platos típicos de la Patagonia, entre ahumados, truchas y corderos. Es importante hacer las reservas con anticipación - recomiendan con 2 meses de antecedencia - ya que los lugares se agotan rápidamente y precisar qué servicios se van a requerir ya por ejemplo no todas las unidades cuentan con coche discoteca.
Se pueden reservar tres opciones. En clase camarote el confort llega su máxima expresión ya que se trata de un dormitorio con dos camas tipo marineras, amplios portaequipajes, una pequeña mesa convertible en lavatorio y mobiliario para guardar ropa de vestir o negocios.
En tanto, en los coches pullman la climatización es absoluta, contando con calefacción y aire acondicionado que garantizan un agradable viaje sin importar las condiciones exteriores.
El servicio cuenta con la asistencia permanente del personal de abordo. Y en primera clase, se brinda una forma accesible y confortable de viajar. Estas unidades incorporan calefacción central en los coches, que se vuelve casi imprescindible en algunas jornadas del invierno patagónico.
Se ofrecen desayunos, meriendas y cena con especialidades de la región patagónica. La sala de cine con funciones gratuitas está disponible para las clases pullman y camarote.
Quienes ya han vivido esta experiencia aseguran estar más que conformes con los servicios y señalan que quizás no es una opción para presurosos, ya que el viaje puede llegar a complicarse por razones climáticas o sorpresas en el recorrido. El recorrido puede tardar unas 19 horas, pero se aconseja no hacer planes en destino confiando mucho en este dato. Además destacan que los entretenimientos a bordo del tren facilitan la socialización con otros viajeros.
El Tren Patagónico sale desde Viedma los viernes a las 18 y llega a San Carlos de Bariloche el sábado a las 13,30. La formación retoma el servicio los domingos, en el mismo horario, y llega a la Capital provincial los lunes a las 13,30.
Para consultas los interesados en viajar en el Tren Patagónico se pueden comunicar al teléfono 02920- 422130 (Estación Viedma) o a través de la dirección de correo electrónico estacionviedma@trenpatagonicosa.com.ar. En el caso de San Carlos de Bariloche se pueden comunicar al 0294-4 423172 o a estacionbariloche@trenpatagonicosa.com.ar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico