Las fuertes ráfagas derribaron la pared de ladrillos de una casa y cortaron la electricidad en gran parte de Comodoro

Desde la Oficina de Pronóstico de Comodoro Rivadavia precisaron que la ráfaga máxima de ayer se registró a las 18 con 102 kilómetros por hora. El intenso viento derribó una pared de ladrillos y cemento de una casa y la familia tuvo que abandonar el lugar. También provocó un corte de energía por dos horas que afectó a la zona céntrica, La Loma y a gran parte de Kilómetro 3, Kilómetro 5 y otros barrios, complicando también el tránsito por la salida de servicio de los semáforos.

Un verdadero "día de miércoles" vivió ayer Comodoro Rivadavia con un temporal de viento que complicó la visibilidad por la cantidad de polvo en suspensión en el ambiente. Desde horas de la mañana eran constantes las fuertes ráfagas que iban creciendo en su intensidad con el correr de las horas.
Según explicaron desde el área de Pronósticos de la Fuerza Aérea desde las 10 de ayer las constantes ráfagas se fueron acrecentando de 41 a 69 kilómetros por hora. Ya a las 14 la intensidad del viento se duplicó y las ráfagas alcanzaron los 83 kilómetros por hora.
Según los registros oficiales la ráfaga más fuerte se produjo a las 18 con 102 kilómetros por hora. Para esa hora ya gran parte de la ciudad estaba sin energía eléctrica debido a un prolongado corte. Llamó la atención que la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) no emitió ningún parte de prensa explicando las razones de la contingencia que se extendió por más de dos horas.
No obstante, los conmutadores de la guardia eléctrica informaban que el corte abarcó el casco céntrico, La Loma, Newbery, zona de antenas del cerro Chenque, Kilómetro 3 y 5. El corte del servicio se produjo a las 16:40 y se extendió hasta 18:50.
Como consecuencia de ello, el sistema de semaforización se vio afectado y la circulación se volvió un caos vehicular. Por otro lado, muchas radios vieron cortadas su señal y salieron de aire por ese lapso. También la redacción de este diario se quedó sin energía.
Desde Defensa Civil informaron que no tuvieron demasiadas demandas como suele suceder los días de temporales, aunque sí concurrieron a un incendio de vivienda en la calle Fragata Sarmiento 1031 que se intensificó por la intensidad del viento, generando pérdidas totales.

FAMILIA SIN CASA
Débora Tamara Cárdenas reside hace diez años en un domicilio de la calle San Martín 1840, entre 13 de Diciembre y Pastor Schneider del barrio Newbery. Se encontraba junto a sus hijos de 7 y 11 años cuando una de las paredes principales de la vivienda comenzó a caerse.
La damnificada en diálogo con El Patagónico relató: "estábamos en casa mirando televisión y empezó el viento muy fuerte. Comenzaron a caer despacito los bloques del techo, miramos y dijimos esto se cae. Llamamos a Defensa Civil y se vino (la pared) de un solo saque".
La vivienda que se encuentra en un sector alto quedó con el techo colgando de las paredes de los costados y tuvo que ser deshabitada de inmediato ante el peligro del derrumbe total. Allegados a la familia cortaron los servicios de gas y agua.
Débora, que se desempeñaba como moza en restaurantes, se encuentra desocupada: "no tengo otro lugar donde vivir y estoy sin trabajo. Espero que me ayuden a salir de este pozo porque así no voy a poder vivir", reclamó.
La mujer y sus hijos tuvieron que irse a vivir a la casa de un familiar, aunque recibió la visita de asistentes sociales municipales y personal de Obras Públicas que tomó intervención en el caso. "Estamos muy nerviosos, necesitamos ayuda porque nos quedamos sin hogar". Pidió que quienes puedan aportar algún tipo de material de construcción para la reconstrucción de la casa se puede comunicar al teléfono celular 154361486.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico