No se hará la reconstrucción del crimen de Anahí Copa porque quemaron la casa

Sandra Copa cuestionó que a partir de que alguien le prendió fuego el martes a la casa en la que el 8 de diciembre mataron a su hija Anahí, no podrá efectuarse la reconstrucción del homicidio ordenada por la Justicia. La precaria vivienda había sido abandonada por la familia luego del homicidio y según la mujer, los Nieves la utilizaban como "aguantadero" por las noches. Con el fuego se perdieron pruebas importantes para la reconstrucción. Pide mayor protección para los testigos y las víctimas.

Sandra Copa, la madre de Anahí la joven que fue asesinada en la madrugada del 8 de diciembre de 2015 al recibir una bala perdida durante un tiroteo a la casa de sus vecinos, la familia Nieves, denunció en la policía el incendio de su vivienda ocurrido el martes a la tarde. Presume que quienes incendiaron la vivienda lo hicieron con la intención de destruir un medio importante de prueba, en el que se iba a centrar la reconstrucción del caso aceptada por la juez de la causa, Raquel Tassello.
"Se los está intimidando a los Nieves. Parece que los Nieves la usaban de aguantadero por las noches. Ya no había nadie viviendo ahí, porque aparte de lo que me habían robado, ya no había nada para robar. Tenía llave la casa, pero a patadas la rompieron, y después le puse encadenado, candado y los Nieves los destrozaban", denunció públicamente ante El Patagónico la madre de la víctima.
"La policía está prendida. Yo en enero les dije que siempre se den una vuelta. Ellos sabían perfectamente que me tenían que observar la casa. Ahora la parte de la reconstrucción que se tenía que hacer, está quemada", lamentó Copa a cuestionar a la policía de la Seccional Cuarta.
Los Bomberos Voluntarios realizaron un informe de los daños ocasionados a la vivienda en el incendio del martes y ante la pérdida material de una prueba fundamental para la reconstrucción del crimen, Sandra ahora pide que "no se los intimide más a los Nieves, porque hay un testimonio muy importante". Y para ello exige a las autoridades judiciales y policiales extremar cuidados para con los testigos y las víctimas.
La causa ya tiene fecha de juicio –a mediados de mayo- y uno de los acusados se encuentra procesado en libertad, se trata de Diego Serrano con prohibición de acercamiento. Mientras que Rodrigo Soto llegará al juicio bajo prisión preventiva. La expectativa de pena es de 15 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico