Ocho detenidos luego de espectacular operativo

En un megaoperativo que incluyó 61 allanamientos, integrantes de la Brigada de Investigaciones desbarataron una banda que se dedicaba a realizar "entraderas" en viviendas de Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia. La misma comercializaba parte del botín, en su mayoría elementos electrónicos, por intermedio de "reducidores" y "encubridores". Trabajaban por encargo. Se allanó viviendas de integrantes de la UOCRA por comprar elementos robados y se requisó también un pabellón de la Alcaidía Policial. Hubo 8 detenidos.

La Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia desbarató ayer una organización dedicada a las "entraderas" en viviendas y que luego comercializaban los elementos robados por intermedio de "reducidores" y encubridores.

La investigación que llevaron a cabo los integrantes de la Brigada al mando de los comisarios Eduardo Chemin y Pablo Lobos, se inició a partir del asalto que una familia sufrió en su vivienda de Saavedra 25, el martes 4 de abril.

Esa noche tres delincuentes con armas de fuego esperaron el arribo de los dueños de casa, para luego reducirlos y llevarse dólares, pesos, computadoras portátiles, celulares y otros elementos.
La investigación según las fuentes consultadas por El Patagónico, incluyó al menos tres robos agravados cometidos en distintos puntos de Comodoro Rivadavia a los que se sumaron diez preventivos por robos a viviendas.

La banda también operaba en Caleta Olivia y luego comercializaba los elementos en Comodoro. A veces los elementos se conseguían "por encargo" y otras los ofrecían por Facebook, Whatsapp o por teléfono.


allanamientos.mp4
Video: Martín Pérez/El Patagónico.

EN LAS SOMBRAS

La banda inicial a la que se investigó durante varios meses por los robos agravados la conformaban Héctor Fabián Oyarzo, Bruno Nicolás Vargas, Nicolás Ainol, Fabián Nahuelpan y Esteban Soto, la mayoría con antecedentes por delitos contra la propiedad. Todos están detenidos y mañana serán sometidos a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial.

Según la investigación, estos individuos ingresaban en forma violenta y con armas de fuego a las viviendas de sus víctimas, aunque también hay casos de robos simples en los que no había moradores en el interior.

A partir de intervenciones telefónicas, seguimientos y testimonios de informantes, se pudo extender la investigación hacia los reducidores y encubridores que eran los que comercializaban los elementos robados.

De ese modo, los investigadores solicitaron al funcionario de Fiscalía, Cristian Olazabal, y a la fiscal Camila Banfi -que dirigió las pesquisas- que se extiendan 61 allanamientos en busca de elementos malhabidos y armas de fuego, además de 8 detenciones.

El juez Jorge Odorisio fue el que liberó los allanamientos en los que ayer desde las 6 participaron 180 policías de las distintas secciones especiales y brigadas de investigaciones, bajo la dirección de Humberto Lienan.

UN VECINALISTA

Uno de los allanamientos se realizó en el local de la Agrupación Timoteo Varela del Máximo Abasolo, propiedad del vecinalista Roberto Varela y en donde comen unos 13 chicos que ayer se asustaron ante la magnitud del operativo. Según se informó en conferencia de prensa, en ese lugar se habría comprobado que se adquirieron elementos robados y además se secuestraron tres armas de fuego y municiones que no tenían papeles de registro.

También fueron allanados domicilios de algunos integrantes de la comisión de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), como el del secretario adjunto, Rubén Crespo, en donde se secuestró una notebook, y el de Gustavo Poblete (ver aparte), en donde se secuestraron varios artículos electrónicos y donde según denunció el delegado del gremio, fue golpeado en la cabeza de un culatazo por efectivos policiales.

A las 14, en medio de la conferencia de prensa en la que estaban presentes el jefe de fiscales Juan Carlos Caperochipi; el jefe de Policía Luis Avilés; Banfi; Olazabal, Lienan y Chemin, integrantes de la UOCRA se manifestaron en las puertas de la Fiscalía con bombas de estruendo.

Allí estaba Poblete –con su rostro ensangrentado por los golpes que dijo le propinaron policías- para denunciar los apremios en medio de las diligencias judiciales.
Caperochipi dijo que la investigación y los operativos "es un mensaje en términos de prevención en general porque hay una reacción del Estado y la Policía para esclarecer estos crímenes que afectan a la seguridad del ciudadano".

"Una orden de allanamiento no es un acto individual del Ministerio Público Fiscal, ni de la Policía. Para completarse se necesita de un juez que esté también con una visión de conciencia de la ciudad que estamos viviendo y sin salirse del estricto cumplimiento de la ley pueda otorgarlo. Así, el juez penal (Jorge) Odorisio ha sido un facilitador para llevar adelante los allanamientos" destacó el jefe de fiscales.
Banfi explicó que se pidieron ampliaciones de secuestros en medio de los allanamientos porque se encontraron tablets, notebook y televisores que no estaban dentro de las que se buscaban, con el fin de establecer si son o no robados.

"Va a imputársele a los que estén involucrados en esta red, y posteriormente se irán haciendo las imputaciones por los encubrimientos por receptación, de acuerdo a lo que se establezca de todo este hallazgo de elementos electrónicos" adelantó la fiscal que investiga los casos más complejos y las causas más resonantes en los últimos tiempos.

Mientras todavía se realizaban allanamientos, Chemin detalló que ya se habían secuestrado 14 armas de fuego; 2 réplicas; 2 de aire comprimido; 29 televisores LED y LCD; 30 celulares; computadoras; 300 municiones; equipos de música; netbook y notebook; tablets y otros aparatos electrónicos. También se secuestraron cuatro vehículos, 9 Play Station y 35 mil pesos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico