Se necesitan más de 2.500 millones de pesos para mejorar el sistema de agua y cloacas

Nación tendría que destinar cerca de 2.500 millones de pesos para que la ciudad de Comodoro Rivadavia y la región que se abastece del acueducto Lago Musters tengan un servicio adecuado de agua, cloacas y electricidad. En ese monto está contenido todo el plan de obras que la cooperativa tiene pendiente hace tiempo y que ayer se presentó ante los funcionarios de Nación. El único acueducto que todavía no pudo ser reparado, tras el temporal, es el de Arenales-Ciudadela.

El personal directivo de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) brindó ayer a la prensa un informe de situación y del trabajo realizado en estos 27 días desde que el temporal castigó Comodoro Rivadavia y en el que la cooperativa puso en la calle todos sus equipos y personal.

Junto con el informe, en la reunión con la prensa se conoció que la entidad comodorense presentó ayer a los funcionarios de Nación todo el plan de obra que se necesita, no solo para recuperar lo perdido sino también para asegurar un correcto servicio para Comodoro, Rada Tilly, Samiento y Caleta Olivia, las ciudades abastecidas desde el acueducto Lago Musters.

“Lo que se está presentando es todo el plan de obras que hace tiempo venimos solicitando y que hasta el momento no se pudo abordar. El presupuesto estimado para todo este plan es de 2.500 millones de pesos”, indicó el gerente comercial de la entidad, Fernando Lebrún.

Ayer no se dio a conocer el detalle de este plan de obras, ya que a la prensa se la había convocado para compartir un estado de situación y los resultados del arduo trabajo que desde el mismo 29 de marzo el personal de la SCPL está desplegando en las calles de Comodoro Rivadavia y en todos los sectores rurales a los que hubo que acceder para reparar caños, válvulas o líneas de tensión.

Los gerentes de cada área dieron su informe de situación y así se conocieron los alcances de los trabajos realizados por el sector Acueducto, a cargo de Rodolfo Calo; Saneamiento, con Adolfo Carrizo a la cabeza; Comercial, conducido por Fernando Lebrún; Eléctrico, Fabián Schmidt; y Telefonía con Javier Flores.

RECIEN EN OCTUBRE

"El acueducto Arenales-Ciudadela es el único que todavía no pudo aún ser reparado”, remarcó Calo, quien advirtió que con mucho trabajo y luego de que se pueda acceder de manera adecuada al terreno, el mismo podría ponerse nuevamente en marcha recién en el mes de octubre.

Por el acueducto Arenales-Ciudadela se abastece a gran parte de la zona norte, como son los barrios: Güemes, Sarmiento, Rosales, Bella Vista Norte, Km 5, Castelli, Rosales, Rodríguez Peña, kilómetro 8, Ciudadela, Standart y Palazzo.

Todo este gran sector de la ciudad hoy se abastece desde los acuíferos y por el anterior esquema de distribución, desde el viejo acueducto, que también tendrá que recibir algún tipo de obras complementarias en el transcurso de este mes.
Calo informó que el total de caños que tuvieron que reemplazarse por el temporal fueron 30 y que las roturas se produjeron a lo largo de casi todo el tendido, como fue en Cerro Dragón-Valle Hermoso, La Mata-Caleta Olivia, Cerro Arenal-Chenque, y en las calles Patagonia y Huergo y Patagonia y Misiones.

CALETA CORDOVA Y RADA TILLY

El gerente del Servicio Eléctrico, Fabián Schmidt, dijo que los problemas más graves se presentaron por la crecida de los arroyos Belgrano y La Mata, que arrasaron con líneas de tensión, cableado, postes y torres.
“Hace falta cambiar, como mínimo, 11 kilómetros de la línea de media tensión. Estamos hablando de aproximadamente el 5% del total del sistema”, calculó Schmidt, quien también adelantó que habrá que hacer trazas nuevas para mejorar y sostener adecuadamente el servicio en Rada Tilly y Caleta Córdova.

El servicio eléctrico, se explicó ayer, está totalmente normalizado, salvo en los barrios Juan XXIII y Laprida porque todavía no se puede llegar o trabajar en algunos sectores de los mismos.
Respecto de Saneamiento, Carrizo indicó que el 90% de la ciudad está abastecida y que solo falta recuperar el servicio en Laprida y Bella Vista Norte, barrios en los que tampoco se pudo trabajar porque literalmente hay calles que han desaparecido.

"En algunos lugares no podemos dar agua las 24 horas porque se corre el riesgo de que se produzcan roturas nuevas. Lo vamos monitoreando y con las previsiones que hay que adoptar por la situación en la que nos encontramos”, apuntó.

Carrizo recordó que en la zona sur lo más complicado es la parte alta del Moure, y respecto al servicio de cloacas que hay 8 equipos desobstructores en toda la ciudad, y con más de 350 personas trabajando de 8 a 19.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico