Tcharian asegura que los valores de aluminio en el agua no son peligrosos

El Patagónico hizo públicos en exclusiva los resultados obtenidos por una empresa dedicada al procesamiento de productos de mar, cuyo último análisis de metales pesados sugerido por el Senasa en uno de sus laboratorios nacionales autorizados dio como resultado que había un porcentaje doble al que está permitido de aluminio en el agua. Asimismo, desde el Foro Ambiental también se puso a disposición de la empresa que hizo la denuncia el asesoramiento de los letrados de esa entidad, atento a la preocupación por el uso industrial que se hace del vital fluido.

Al tomar conocimiento de la información que publicó en exclusiva El Patagónico en su edición del domingo, el secretario de Salud del municipio, Carlos Catalá, pidió un informe escrito a la comisión que se creó en el mes de abril –integrada por concejales- para hacer un seguimiento de los resultados que arrojaban los análisis bacteriológicos del agua, luego de las sospechas de sabotaje que hubo y que generó un entendible temor en la ciudad, luego de evidenciarse la contaminación y la presencia escherichia coli.
Esta comisión, conformada por concejales, se centraría en tareas de control de la composición del agua y la posterior comunicación fehaciente de los valores que los análisis arrojen, aunque oficialmente no volvieron a emitir comunicaciones.
Desde la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL), su presidente Gabriel Tcharian dijo ayer que la presencia de aluminio en el agua no representa peligro. En tanto, desde la empresa pesquera aseguraron que volverán a analizar el agua en Buenos Aires.

SIN INFORMACION
Catalá dijo que si hay un problema de salud causado por el agua, debería haber sido puesto en su conocimiento y recordó que en abril se creó una comisión para que una sola persona fuera la autorizada a emitir los informes, tras lo cual y una vez superada aquella situación "no me volvieron mandar informes de agua; por eso ahora nuevamente voy a pedirlos por escrito".
El funcionario, que consideró que su área tiene una intervención clave en el tema, indicó que "si hay un problema de salud, me tienen que avisar", molesto porque llega primero a la prensa información relacionada con cuestiones de salud.
Desde la empresa afectada, señalaron que el Senasa les indicó que dados los resultados, esa agua de la red potable "no es apta para consumo ni para producir materia prima".
Por otra parte, explicaron que el análisis físico químico se hace cada seis meses y el análisis microbiológico es mensual. La empresa indicó que en Comodoro no hay laboratorios que realicen análisis de metales pesados y el propio Tcharian lo confirmó luego al decir que deben enviarse a Bahía Blanca, ya que es el destino más cercano.
El Código Alimentario Argentino establece que en el agua potable, el máximo admisible de aluminio es 0.20 miligramos por litro y según este análisis de fecha 8 de agosto, el resultado fue de 0.409 mg/l; es decir el doble de lo tolerado.
La preocupación que puso de manifiesto el resultado de estos estudios ha generado inquietud en quienes enviaron a efectuar el análisis, debido a los problemas que puede causar la ingesta de aluminio en el caso del consumo humano.
Tcharian, en tanto, explicó que "el agua que llega del lago Muster viene con aluminio. Tengamos en cuenta por la lógica que viene de la pre cordillera y en la potabilización siempre tratamos de normalizar esos valores según las normas de Organización Mundial de la Salud. Hoy miramos los registros y el 4 y el 8 de agosto nos daba valores normales. Hay momentos en que sucede, vamos a tratar de corregirlo rápidamente", dijo el presidente del Consejo de Administración de la SCPL.
"Estos valores no son peligrosos", concluyó en relación al tema del aluminio en el agua.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico