Tres encapuchados intentaron asaltar a una familia y cubrieron su huida a balazos

Una extrema situación de peligro afrontó el comerciante Pedro Lemul, junto a su familia, cuando el lunes por la noche tres asaltantes encapuchados ingresaron abruptamente a su domicilio particular ubicado en el barrio Rotary 23. Gritos y forcejeos motivaron que huyeran no sin antes disparar dos balazos, uno de los cuales impactó en el brazo de su hermano Omar, quien también recibió un golpe en la frente.

Caleta Olivia (agencia)

Este hecho volvió a poner en vilo a toda la comunidad ya que desde hace varias semanas se registra una nueva escalada de inseguridad pública por robos y asaltos, en la mayoría de los casos a mano armada.
Así, por ejemplo, aún no pudieron esclarecerse los asaltos perpetrados a la frutería "La banana feliz", al restaurant "La Restinga" y a la rotisería y pizzería "La Caserita".
La nueva situación límite se produjo alrededor de las 23.15 del lunes cuando Pedro Lemul retornó su casa de la calle Mouesca del barrio Rotary 23, luego de haber cerrado las puertas de los dos locales comerciales que posee frente al Hospital Zonal, precisamente en la esquina de avenida Eva Perón y calle Gregores, tratándose de la fiambrería "El Artesano" y del kiosko Open.

Según el relato que hizo a El Patagónico, cree que fue seguido por los delincuentes sin que se diera cuenta y luego de estacionar ingresó a la casa donde lo esperaban su esposa, Susan Izulu, un pequeño hijo de ambos de solo 5 años y su hermano Omar, que había llegado desde Ushuaia para visitarlo.

GRITOS, GOLPES Y DOS BALAZOS

El comerciante contó que a poco más de un minuto de ingresar al baño, escuchó un fuerte ruido de gente que abría abruptamente la puerta y profería gritos amenazantes. Al salir vio que eran tres individuos encapuchados, uno de los cuales apuntaba a la familia con un arma de fuego.
Su esposa comenzó a pedir auxilio a los vecinos, en tanto que Omar Lemul los enfrentó pero recibió un golpe en la frente.

AsaltoCaleta.mp4

Ante esta situación, presumiendo que los vecinos ya estaban alertados, los malvivientes decidieron escapar sin llevarse nada, pero como su hermano salió a perseguirlos, le dispararon desde la calle antes de abordar un auto Fiat Siena de color azul oscuro y con patente nueva, de acuerdo al registro que captaron las cámaras de video instaladas en el frente de la casa.

El comerciante dijo que lo sucedido en el interior no duró más de treinta segundos y que le gritó a su hermano que volviera, que no arriesgara la vida.

En su relato a este diario, Pedro se quebró ya que le vino a la memoria el momento en que su pequeño hijo se ocultó debajo de una mesa, justo cuando se sintió estampido del arma de fuego.

La policía que llegó varios minutos después, constató que los balazos fueron dos por los restos de plomizos amorfos, uno de los cuales quedó en el interior de la casa y el otro se incrustó en el antebrazo derecho de Omar Lemul, quien más tarde fue asistido en la guardia del Hospital Zonal.

Hasta avanzada la tarde de ayer no se habían dado a conocer detalles del avance de las investigaciones que realiza personal de Comisaría Seccional Quinta y de la DDI para dar con el vehículo en el que escaparon los frustrados asaltantes y conocer sus identidades para detenerlos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico