Una caletense es la jefa pastelera del local gastronómico de Maradona en Abu Dhabi

Luciana Cabrera nació en Caleta Olivia, pero su pasión por la cocina la llevó a recorrer el mundo, desde la Isla de Pascua a tierras árabes. Actualmente, esta patagónica es la jefa pastelera de "Café Diego", el local gastronómico que Diego Armando Maradona inauguró en Abu Dhabi, capital financiera de los Emiratos Arabes Unidos.

El sábado 30 de julio se inauguró "Café Diego" en Abu Dhabi, capital financiera de Emiratos Árabes Unidos, que se encuentra a pocos kilómetros de Dubai. La ambientación del local es típicamente argentina, con decoraciones que recuerdan a "Caminito" y plagado de banderas celestes y blancas.
Su gastronomía también tiene sabor criollo y desde que se inauguró el local siempre está lleno. Y eso que todavía falta que Diego Armando Maradona haga el lanzamiento oficial.

"El café es un museo de la vida de Maradona, con la comida tradicional de Argentina, España e Italia, por donde él jugo. Nuestras comidas derivan de lo mismo. Y la mayoría de los nombres de los platos son con apodos de él. Tengo un habano de postre porque él fuma; sería una deconstrucción del tiramisú, y La Bombonera cake, que sería como un córner", cuenta Luciana Cabrera, una de los argentinos que cocinan deliciosos platos típicos de nuestra cultura hoy en Medio Oriente. Ella es nada más y nada menos que la jefa de Pastelería.
Luca.jpg
Algunas de las delicias que la jefa pastelera Luciana Cabrera realiza para
Algunas de las delicias que la jefa pastelera Luciana Cabrera realiza para "Café Diego"


Luciana nació en Caleta Olivia y tiene 28 años y 7 hermanos. Es hija de Adriana Orquera y Víctor Eduardo Cabrera. Hizo hasta tercer grado en la Escuela 14 del barrio 20 de Noviembre de la ciudad santacruceña, desde donde se mudaría a Bahía Blanca, donde su madre contrajo enlace con José Fuhr.
En la ciudad bonaerense terminó sus estudios primarios y secundarios y empezó la carrera de Chef.

SU PASO POR COMODORO

Luciana tenía 21 años cuando se estableció en Comodoro Rivadavia. Era el año 2009. Aquí se quedó hasta 2013. En diálogo exclusivo con El Patagónico contó que se inclinó por la gastronomía "en el último año de secundaria", cuando "decidí tirarme para chef porque vivía sola hace 3 años y me encantaba cocinar para amigos. Soy una 'gorda de alma' que se la pasa comiendo. Estudié en Bahía Blanca para chef internacional y en el último año del curso empezé a estudiar pastelería en el Instituto Gastronómico Argentino. Comencé con las prácticas que te piden para el título, tanto en restaurantes como en catering".
Luego de recibirse Luciana se mudó a Comodoro Rivadavia. "Trabajé en el Hotel Austral, como ayudante pastelera", donde dos reconocidos del rubro la introdujeron en el mundo profesional. Seis meses después cruzó de calle y se hizo cargo de la pastelería como jefa en el Lucania Palazzo Hotel, donde estuvo casi dos años.

"También en Comodoro tuve mi propio catering, 'El aura', gracias a los tíos que me bancaban y yo cocinaba en su quincho. Así pude comprarme mi horno pastelero que ahí está esperándome", dice.
Lo cierto es que el hecho de ser encargada de la pastelería de un importante hotel no le impidió seguir aprendiendo, por lo que comenzó la carrera de chocolatería en Buenos Aires que duraba alrededor de dos años. Mientras trabajaba en Comodoro, viajaba esporádicamente a rendir finales.

Enseguida, un nuevo reto la llevó a ser jefa pastelera en Ele Multiespacio y paralelamente daba clases en La Calesita sobre comidas para celíacos y chocolatería. Pero el sueño de viajar realizando la labor que más le gusta ya había comenzado a rondar su cabeza.
"Para la cocina afuera hay mucha competencia; por eso antes me propuse ser jefa y 'profe' en comodoro", afirma.

"DE LA ISLA NATURAL A LA ISLA ARTIFICIAL"

Con la valija llena de sueños, Luciana tomó la decisión que le cambió la vida. Corría el año 2013 y ella tenía 25 años. "Quería salir al exterior a trabajar. Estaba por irme a Guatemala, por una amiga pastelera, pero un amigo chileno se mudaba a la Isla de Pascua y me dijo ´¿por qué no pruebas?´. Siempre enloquecí con el lugar, por Bjork cuando fue; por los moáis, así que me mandé sin tener trabajo, de corajuda".

Tras completar los papeles necesarios, "a la semana de llegada ya conseguí trabajo en una heladería. Es un lugar muy místico, estás en el medio del Pacífico, es el ombligo del mundo, conviviendo con los rapa nui que son aborígenes; viví al lado de uno de los últimos rey de sus tribus. Fue algo increíble; trabajaba de 8 a 16 frente al mar; iba con mi bikini en la mochila; salía del laburo y snorkel y a nadar".
Luca2.jpg
El equipo de trabajo de
El equipo de trabajo de "Café Diego" y el diseño del mismo.


Para Luciana, "lo más lindo es el contacto con la tierra. Toda la producción de helados era con las frutas frescas cosechadas ahí mismo, sin conservantes ni colorantes; reciclábamos todo; eso no lo viví en ningún lado. Cada día tenía 25 litros de helado de producción. Sólo había dos heladerías y esta era la mejor, así que a full siempre".

Tras 9 meses alejada de la comida chatarra y las metrópolis, surgió una propuesta que la haría ir de "la isla natural a la isla artificial", tal como ella misma define. "Gabriel Stivala era el chef de asado en el restaurante argentino de Dubai. A él lo contrataron para hacer el asesoramiento de ´'Diego Café y buscar el staff argentino. Gaby es de Alta Gracia, muy conocido en Córdoba, y él fue el que nos contactó para hacer la propuesta".

"Llegué el 9 de julio del año pasado; esperé 9 meses en Argentina y otros tantos acá hasta que se terminó de construir el restó. Acá aprendí la perseverancia", detalla esta caletense y agrega: "este último sábado empezamos con el ´pre opening´. Abrimos solo de 17 a 23 y la apertura oficial con Maradona será el otro mes seguro".

Luciana agrega además que el local gastronómico del que forma parte "se nos está llenando todos los días y eso que todavía no es fin de semana, que acá seria jueves, viernes".
En cuanto a lo que sigue, dice que "estoy aprendiendo a no preocuparme mucho por el futuro. Hoy quiero volcar mi energía a lo que está sucediendo. Acá es un buen lugar para hacer carrera a nivel profesional porque está creciendo mucho en cuanto a gastronomía. La idea del restó 'Diego Café' me gusta mucho; me siento cómoda, como en casa. Ellos quieren hacer franquicia; la primera en Abu Dhabi y las próximas en diferentes países, así que entraría en la parte que me apasiona: viajar".

Esta caletense de familia numerosa y ahora jefa pastelera del emprendimiento gastronómico de Diego Armando Maradona reflexiona: "me gusta aprender y me gusta enseñar mucho. Siempre dije que no me hice rica en plata con la cocina, pero sí en experiencia y aprendizajes; me topé con las mejores personas que me enseñaron todo".

MIRA "CAFE DIEGO" POR DENTRO
Lucha.14.mp4



Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico