A 10 años del crimen de Julián Antillanca

Ocurrió el 5 de septiembre de 2010 a la salida de un boliche y lo quisieron hacer aparecer como que, en estado de ebriedad, se golpeó al caer. Tres policías fueron condenados a cadena perpetua.

Cuatro policías fueron declarados culpables por el crimen de Julián Antillanca, un joven asesinado a golpes el 5 de septiembre de 2010 a la salida de un boliche de la ciudad de Trelew, mientras que un quinto efectivo resultó absuelto. De ellos, Martín Solís, Jorge Abraham y Laura Córdoba fueron condenados a cadena perpetua por “homicidio agravado”, y el comisario Carlos Sandoval resultaría inhabilitado de por vida para ejercer cargo público, ya que le atribuyeron el delito de “encubrimiento agravado”.

En su resolución, los jueces Darío Arguiano, Adrián Barrios y Marcelo Di Biasse absolvieron al oficial Pablo Morales.

La condena se produjo en julio de 2015, en el marco del segundo juicio por el crimen de Antillanca luego de que en el primer proceso, realizado en 2012, los acusados fueran absueltos. Frente a una apelación, este primer fallo fue revocado por el Supremo Tribunal de Justicia chubutense y la Corte Suprema de la Nación.

El crimen de Antillanca (19) fue descubierto el 5 de septiembre de 2010, cuando su cadáver fue encontrado en una calle del sur de Trelew luego de haber salido de un boliche de la zona. En un principio, la policía dijo que el joven había sufrido un desmayo por una presunta intoxicación y que al caer contra el asfalto de la calle se golpeó y esto le provocó la muerte; sin embargo, su familia negó esta versión por las lesiones que presentaba.

A la denuncia de los familiares de Antillanca se sumó luego el testimonio de una joven que contó que ella estaba en la zona de boliches cuando vio cómo desde un patrullero bajaron un cuerpo y lo dejaron tendido en el suelo.

Durante el juicio, Herminio González, perito del Cuerpo Médico Forense (CMF) de Chubut, confirmó que la muerte de Antillanca fue a causa de los golpes que recibió y descartó que haya sido por un supuesto coma alcohólico o un problema cardíaco.

Por su parte, la testigo Daiana Monsalves declaró que ella estuvo con Antillanca en el local bailable Ku, que el joven salió solo del boliche y que cuando ella lo hizo después y caminaba hacia la rotonda 5 de Octubre vio cómo tres policías golpeaban a la víctima “en la cabeza, cuerpo y piernas”.

Además, durante este proceso, el tribunal le concedió la suspensión de juicio a prueba a la hija de un actual comisario mayor de la Policía chubutense, Gabriela Bidera, quien estaba acusada de “encubrimiento”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico