A los rugbiers que asesinaron a Sosa les pusieron un tele para ver el Mundial

A dos meses del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, los rugbiers se preparan para ver el Mundial en la cárcel. Siguen teniendo el beneficio de tener un pabellón para ellos solos, sin contacto con otros presos.

Desde que la Justicia confirmó la elevación a juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa poco se supo del día a día de los ocho rugbiers acusados por su asesinato, ocurrido el 18 de enero de 2020 a la salida de un boliche en Villa Gesell.

Luciano, Ciro y Lucas Pertossi; Ayrton Viollaz, Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Blas Cinalli llegarán al 2 de enero de 2023 (fecha en la que se iniciará el debate oral) detenidos y bajo las mismas condiciones de encarcelamiento.

Las autoridades judiciales revelaron que los ocho permanecen comunicados con el mundo exterior: cada uno tiene su propio celular con conexión a Internet para dialogar con sus seres queridos o trasladar consultas puntuales a Hugo Tomei, su abogado.

Continúan ubicados de a dos en cuatro celdas contiguas y permanecen -según reveló su letrado- más de 21 horas ubicados en ellas, alejados del resto de la población penitenciaria, aún con el temor de ser agredidos.

Bajo este encierro estarán hasta el comienzo de las audiencias que se llevarán a cabo en el Palacio de Tribunales de Dolores, las cuales estarán a cargo de los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari.

Los ocho, así lo aseguró la defensa a TN, verán el Mundial de Qatar dentro del pabellón que solo ellos ocupan, sin ningún tipo de contacto con los demás presos.

“Nadie atendió los reclamos para decir ‘miren, ustedes están equivocados’. Nadie se puso a investigar a fondo que no fueron notificados el día de la autopsia, con una defensora oficial que estaba durmiendo mientras ellos eran detenidos”, sostuvo Tomei a este medio.

Respecto a la situación de sus defendidos en la Alcaidía Nº3 de La Plata, el letrado indicó que la misma “mejoró en algún punto, creo que el Servicio Penitenciario los está tratando mejor. Porque cuando la pasan mal me dicen, y hace tiempo que no hay quejas puntuales”.

“Están todos en la misma, no hay uno por sobre el resto. No existe un ‘cabecilla’ como se dice en la jerga carcelaria. Se los ve como a un grupo de amigos que se mueven en bloque. Están juntos, dialogan despacio y gesticulan poco”, reveló a TN una fuente oficial.

En relación a que los ocho detenidos verán a la Selección Argentina competir durante el torneo en Qatar, Tomei manifestó: “El mismo Servicio Penitenciario tiene un alivio con esto. Porque el beneficio no es para ellos únicamente, es para todos los reclusos. Esto facilita la convivencia de los internos”.

Si bien Tomei no quiso brindar detalles acerca de los pedidos y las incertidumbres que entregan los acusados por el crimen del joven de 18 años, a los ocho los inquieta la condena que puedan llegar a recibir luego del juicio en Dolores.

“Ya están preparados para el debate. Sabían cómo iban a ser los plazos y qué iban a hacer los medios de comunicación. Falta menos de dos meses, pero a la vez es mucho para ellos, porque diciembre es un mes sensible para todos los detenidos por el tema de las fiestas de fin de año”, completó Tomei.

Se espera que el juicio dure aproximadamente 22 jornadas y que declaren alrededor de 130 testigos.

CRIMEN DE FERNANDO BAEZ SOSA

Aquella madrugada del 18 de enero de 2020, a la salida de la disco Le Brique en Villa Gesell, la víctima de 18 años sufrió una golpiza que le provocó un paro cardíaco que culminó con su vida.

Para la Justicia, la prueba que existe contra los imputados es contundente. Testigos que los reconocieron, imágenes de una gran cantidad de cámaras de seguridad del lugar y hasta sus propios teléfonos, ya que al ser detenidos habían tenido conversaciones sobre la golpiza brutal que protagonizaron aquella madrugada.

Otra prueba contundente son los rastros del ADN compatible con el de la víctima que encontraron en las prendas de los acusados cuando fueron allanados y detenidos en la vivienda que habitaban ese verano la ciudad balnearia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico