Al momento de perder la vida Ovejero tenía 0,93 gramos de alcohol en sangre

La pericia toxicológica que se le practicó a Samuel Ovejero tras haber sido asesinado por su expareja, Juliana Uribe, determinó que al momento del crimen tenía 0,93 gramos de alcohol por litro de sangre. Ese dato científico fue confirmado ayer la bioquímica del Laboratorio Regional de Investigación Forense que fue convocada como testigo.

La bioquímica Adriana Pérez, perteneciente al área de Toxicología del Laboratorio Regional de Investigación Forense del Ministerio Público Fiscal fue una de las personas que declaró ayer en la cuarta jornada de juicio oral y público que se sigue contra Juliana Uribe, acusada por el homicidio de su pareja, Samuel Ovejero. La profesional fue convocada para referirse al resultado del trabajo científico que analizó. En ese marco confirmó que las muestras de sangre y de humor vítreo, tomadas en la autopsia para su análisis arrojaron 0,93 gramos de alcohol por litro de sangre y no se detectó ningún tipo de drogas.

Ayer también declaró un suboficial que estaba de guardia la noche del crimen en la Seccional Séptima, quien recordó que eran como las 2 de la madrugada cuando le avisaron por equipo de radio que en las calles Chazarreta y Timoteo Ortego se solicitaba presencia policial.

Por esa razón, pasó a buscar al oficial de servicio a la Comisaría y se dirigieron al lugar. Cuando llegaron le avisaron que había una persona lesionada con arma blanca y que la habían trasladado al Hospital Regional. También recordó haber observado manchas de sangre sobre la calle.

A lo largo de la jornada también prestó su testimonio un agente que tomó conocimiento del ataque a través de la guardia y al acudir al lugar dijo haber visto una Ford EcoSport gris y que en su interior había un hombre herido de arma blanca. También dijo que una mujer de apellido Uribe conducía el rodado y la acompañaba un familiar de la víctima.

Allí decidieron trasladar al herido en el automóvil particular hasta el Hospital Regional y los policías les ofrecieron acompañarlos. Ya en la guardia del Hospital se hizo resguardo de la Ford EcoSport que luego fue secuestrada y finalmente realizó el traslado de Uribe en calidad de detenida a la Seccional Séptima.

UNA DENUNCIA

DE OVEJERO

El siguiente testigo policial fue una oficial ayudante de la Seccional Séptima que le tomó un acta de presentación a Samuel Ovejero sobre una situación que le había sucedido con su expareja Juliana Uribe. Allí Ovejero le refirió que estuvo en pareja con Uribe y que tenían una hija en común y que ese día ella le había ido a entregar la hija al municipio, donde él trabajaba.

Ovejero expuso que Uribe había hecho un escándalo y que él no quería que lo echaran del trabajo. Ovejero se había dirigido a la Asesoría de Familia donde le recomendaron que dejara asentada la situación en sede policial.

El tribunal de juicio está integrado por los jueces Gladys Olavarría, Jorge Odorisio y Raquel Tassello. El Ministerio Público Fiscal está representado por Adrián Cabral y Uribe cuenta con el asesoramiento de Rosa González y José Palacios.

El homicidio por el cual está siendo juzgada Juliana ocurrió el 29 de julio de 2017, alrededor de las 2:20, cuando se encontraron Samuel Ovejero y Uribe en Chazarreta y Ortego, del barrio Máximo Abásolo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico