Así fue el llamado al 911 de la joven que atropelló y mató a su novio

Una nueva prueba se suma a la controversial causa por la muerte del rugbier mendocino Genaro Fortunato (25), quien fue atropellado por su pareja, Julieta Silva (29), a la salida del boliche La Mona en San Rafael en septiembre del 2017.

La llamada que realizó al 911 Julieta Silva tras atropellar a su pareja Genaro Fortunato salió a la luz, en el mismo se puede escuchar el estado de desesperación y la necesidad de que llegue al lugar una ambulancia.

"Atropellé a alguien, no lo vi, no lo vi. Necesito una ambulancia, urgente, por favor", dijo entre llantos la joven, quien se encuentra bajo el régimen de prisión domiciliaria, imputada por "homicidio simple con dolo eventual", y de manera alternativa, por "homicidio culposo agravado".

Desde el comienzo de la investigación, Silva ha declarado en ese sentido. "Pensé que había pisado un pozo", expresó la mujer, al tiempo que le aclaró a la fiscal que se dio cuenta de lo que ocurrió cuando se lo señaló un cuidador de autos de la zona aledaña al bar La Mona que intentó detenerla.

SILV.mp4

"El chico me decía 'lo pisaste, lo pisaste', pero no lo había visto", explicó la joven, quien aclaró que una vez que paró la marcha del auto, se dio cuenta de que había atropellado a su pareja, por lo que no dudó en "llamar inmediatamente al 911".

El caso llegaría a juicio en la segunda mitad del año, ya que la Fiscalía solicitó una prórroga para la investigación penal preparatoria. Inicialmente, Silva había sido acusada por homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía en concurso ideal.

Luego la fiscal luego tuvo que firmar la reducción de la calificación, ya que se tomaron en cuenta diversas pruebas, entre ellas, los estudios que determinaron la falta de visión de la mujer y un video donde se ve que a la salida del boliche auxilia a su novio tras golpearse con una baranda.

De esta manera, Silva, madre de dos hijos, evitará la condena a prisión perpetua, por lo que ahora arriesga entre 8 a 25 años en el caso de homicidio simple con dolo eventual o de 3 a 6 años si la Justicia considera que fue un homicidio culposo agravado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico