Asumió la responsabilidad de la tala de bosque nativo en El Hoyo

Sergio Gaviño, dueño del complejo turístico "La Escondida", se hizo cargo de haber talado más de 350 cipreses, radales, coihues y otras especies para un cortafuego.

El propietario del complejo turístico “La Escondida”, Sergio Gaviño, reconoció ser “el único responsable” por la tala de más de 350 cipreses, radales, coihues y otras especies de la flora nativa en el paraje Rincón de Lobos, en la Reserva Forestal de Usos Múltiples Lago Epuyén, dentro del ejido de El Hoyo.

Explicó que “después de los incendios, decidí limpiar esta parte haciendo un cortafuego de 30 metros de ancho por unos 150 metros de longitud, en función de la desesperación, el miedo y la angustia que vivimos aquel 9 de marzo, cuando fuimos testigos privilegiados de ver enfrente el avance arrasador del fuego. Tengo amigos a los que se les quemó la casa, incluso con el terreno limpio, pero estaba sucio el lote del vecino y las llamas llegaron igual”.

Ante ello, “tratamos de tomar los recaudos, despejando los alrededores del complejo de nativas, pinos insigne y macrocarpa. Estoy aquí desde 2002 y el 70% de mi predio linda con la reserva provincial, que protege la Secretaría de Bosques, aunque nunca limpió ni siquiera los caminos de acceso a las parcelas. De estos trabajos no avisé al organismo responsable, pero estamos hablando de nuestra propia seguridad y la de mis vecinos”, remarcó.

De igual modo, recordó que “en etapas anteriores, sí me dieron permiso en algunas oportunidades y en otras no, para despejar determinadas zonas y sin voltear árboles nativos”.

De todas maneras, adelantó que “pienso seguir limpiando dentro de mi propiedad porque no quiero volver a pasar otro día de terror. Durante muchas noches no pude dormir, pensando incluso en el otro incendio de hace 10 años, donde el fuego entró hasta el complejo”.

Mostrando los rollizos acanchados en el sector, Gaviño graficó que “si mi intención hubiese sido negociar con esta madera, no estaría aquí apilada y a la vista. Sabía que vendrían los funcionarios de Bosques y si no hubiesen encontrado los troncos no habría delito, pero mi intención nunca fue esa, sino limpiar y proteger mis bienes. Incluso los autoricé a que entren por mi predio para retirarla, ya que por fuera no hay camino”.

Tras la visita del martes de los inspectores y de la Policía, precisó que “labraron un acta de infracción. Ahora, con mi abogado, haremos el descargo correspondiente y si toca pagar una multa lo haré y me atendré a las consecuencias porque el único responsable soy yo. Lamento la situación porque no soy un delincuente como se me acusó en las redes, diciendo que me quiero robar la madera y que hice un desastre ambiental; lo único que quiero es proteger mis bienes y los de mis vecinos”.

Fuente: Diario Jornada

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico