Boca sacó boleto sin complicaciones

Goleó 3-0 como local a The Strongest y clasificó a octavos de la Libertadores, en el segundo lugar del Grupo C. Los tantos fueron de Almendra, Villa y Valverde, en contra. En la próxima instancia no habrá superclásico.

Boca venció por 3-0 a The Strongest de Bolivia en La Bombonera, eludiendo completamente el suspenso, y se metió en los octavos de final de la Copa Libertadores 2021, en el segundo lugar del Grupo C por la victoria de Barcelona de Ecuador sobre Santos de Brasil.

Con este resultado, el “Xeneize” sabe que no podrá haber superclásico ante River en octavos, puesto que el “Millonario” también clasificó segundo en su zona, la D, después de su derrota frente a Fluminense.

Un gol tempranero de Almendra desactivó las tensiones; el segundo lo marcó Villa, poco antes del entretiempo; Valverde, en contra, anotó el tercero.

Cualquier nerviosismo que pudo haber tenido el equipo de Miguel Angel Russo en la previa del partido se desactivó a los dos minutos, con el 1 a 0. Luego de un muy buen intento de Tevez para Capaldo, interceptado por un defensor, el balón le quedó servido a Agustín Almendra, que desde la puerta del área le pegó un fuerte zapatazo, que infló la red del arco que da a la Casa Amarilla.

La boca llena de gol de Russo y sus dos brazos en alto fueron la síntesis del alivio de todo el conjunto “xeneize”, que desde ese momento manejó los hilos del partido, toqueteando en campo rival, bien lejos de Andrada y buscando la manera de ampliar la ventaja.

Un muy activo Almendra fue muy útil para ese ir y venir de la pelota, donde la lucidez de Tevez y la jerarquía de Cardona sirvieron para ganar en confianza, pero no alcanzaba para generar jugadas claras frente al arco contrario.

En lo que hasta el momento era su mejor partido, Almendra debió salir a los 30. Una molestia muscular en el cuádriceps derecho lo obligó a ser reemplazado. Su inactividad de 2020, por problemas familiares, todavía le pasa factura para lograr un ritmo óptimo de alta competencia.

Cómodo con el triunfo, Boca fue resignando la tenencia del balón. De manera innecesaria, dejó crecer a su rival, que aún con todas sus limitaciones se fue acercando al arco defendido por Esteban Andrada.

Con el atrevimiento de Reinoso y de Willie, e incluso con la presencia física de Blackburn, que marcó un gol (anulado por posición adelantada luego de un córner muy mal defendido) el conjunto boliviano hizo sus intentos. Pero ni ese susto alteró las acciones en el cierre de la primera etapa.

A media máquina, Boca finalmente encontró el hueco. Una muy buena habilitación de Cardona para el desborde de Fabra, que midió el momento preciso para cederle el pase atrás a Villa. La conexión colombiana puso el 2 a 0, con aroma a cosa juzgada cuando aún quedaban 45 minutos por jugar.

El segundo tiempo estuvo completamente de más. El partido, sentenciado desde que a los dos minutos Almendra puso el 1 a 0 ante un rival limitadísimo, se hizo eterno. Si el desarrollo de la primera mitad fue a media máquina, el del complemento fue todavía más lento. Viendo que The Strongest no tenía elementos para asustar, Boca siguió tocando, pero lejos del área.

Por un lado, Boca ni siquiera tuvo que esforzarse para anotar el tercer gol. A los 11m, Villa encontró algo de espacio para desbordar a toda velocidad y su centro fue enviado a la red por Valverde, en contra. Con eso, el local le bajó la persiana al juego muchísimo antes del pitazo final del árbitro Gamboa (reemplazó al chileno Roberto Tobar, lesionado al promediar la segunda parte).

El triunfo de Barcelona (3-1 sobre Santos) posiciona al “Xeneize” en el copón de los segundos. Eso significa que su rival en octavos de final (el sorteo será este martes a las 13:00) saldrá de los ganadores de cada zona. Ellos son Palmeiras, Inter, Barcelona, Fluminense, Racing, Argentinos, Flamengo o Vélez (juegan entre sí este jueves en Brasil, los de Río de Janeiro suman 11 y los de Liniers, 9) y Atlético Mineiro.

La clasificación a octavos de final alivia a Boca. Pero no debe engañarse. Sabe que el nivel actual no le alcanza para ilusionarse, que será clave hacer un muy buen mercado de pases. Y que mirar para el costado y desligarse de la obligación de mejorar por el solo hecho de haberse metido entre los 16 mejores puede costarle caro en las próximas instancias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico