Bonadio procesó a Cristina y a diez funcionarios de su gobierno

El juez federal Claudio Bonadio procesó ayer y pidió la prisión preventiva de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner por "traición a la Patria" y encubrimiento agravado del atentado a la AMIA. Para ser detenida tendrá que ser desaforada por el Congreso,. El pedido de detención también recae sobre el excanciller Héctor Timerman -quien permanecerá con arresto domiciliario por cuestiones de salud- y sobre Carlos Zannini, Jorge Khalil, Luis D'Elía y Fernando Esteche, quienes quedaron ayer en prisión preventiva. En cambio, Eduardo Zuain, Oscar Parrilli, Andrés Larroque, Angelina Abbona y Allan Bogado fueron imputados, pero permanecerán en libertad.

El juez federal Claudio Bonadio, procesó ayer con prisión preventiva, pidió el desafuero y embargó por 50 millones de pesos a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, al procesarla por supuesta “traición a la Patria” y encubrimiento agravado del atentado a la AMIA.

Bonadio procesó además con preventiva por los mismos delitos y con el mismo embargo al excanciller Héctor Timerman, pero le concedió prisión domiciliaria por razones de salud en la investigación abierta a raíz de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

Además, en un fallo de 365 páginas al que accedió Télam, se dictó el procesamiento con preventiva y detuvo al exsecretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; al dirigente iraní Jorge Khalil; al líder piquetero Luis D’Elía y al líder de Quebracho Fernando Esteche.

Según fundamentó Bonadio respecto de las detenciones, “es posible sostener que” Timerman, Khalil, Esteche, D’Elía, Zannini y Cristina Fernández “atento a sus vínculos, siendo la última nombrada senadora nacional electa, de continuar en libertad podrían entorpecer el accionar judicial”.

Sin prisión preventiva y por los mismos delitos quedaron procesados el exsecretario de Relaciones Exteriores, Eduardo Zuain; el extitular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli; el diputado Andrés Larroque; la abogada Angelina Abbona y el exagente inorgánico de la SIDE, Allan Bogado.

En su fallo, el juez dio por probada la “existencia de una maniobra delictiva que tenía como finalidad normalizar la relaciones con la República Islámica de Irán, a costo de provocar la impunidad de los ciudadanos de nacionalidad iraní”, buscados por el atentado a la AMIA del 18 de julio de 1994.

“Estos funcionarios del Estado nacional, abusando de las facultades inherentes a los cargos que ocupaban, traicionaron los intereses nacionales tradicionales e históricos y los de las personas damnificadas por los atentados”, sentenció Bonadio.

Para ello elaboraron el Memorandum de Entendimiento con Irán y procuraron ponerlo en marcha “en miras de conseguir la impunidad de los ciudadanos de nacionalidad iraní, imputados por el atentado a la sede de la AMIA, y lograr normalizar las relaciones entre ambos Estados”, dice el fallo.

“Este plan fue orquestado y puesto en funcionamiento por la entonces presidente Cristina Kirchner” junto a Timerman y otros acusados, advirtió el juez.

Sobre la expresidenta, Bonadio remarcó que “la imputada impartía personalmente las instrucciones al resto de los imputados y, principalmente, al canciller Héctor Timerman”.

La investigación se abrió a raíz de la denuncia del fallecido fiscal federal Alberto Nisman en enero de 2015, cuando Cristina Kirchner era presidenta de la Nación.

A la actual senadora electa, Bonadio le dictó el procesamiento con prisión preventiva como coautora de “traición a la patria, encubrimiento agravado y estorbo” de la Justicia, esto último en relación a los vínculos que aún conserva y podrían entorpecer la pesquisa.

Por ello pidió su desafuero para detenerla por considerar que puede entorpecer la investigación a raíz de sus contactos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico