Caín Velásquez y el intento de homicidio por el supuesto abuso de su hijo

El excampeón de peso pesado de UFC podrá salir en libertad condicional hasta que se celebre el juicio tras el pago de 1 millón de dólares.

El caso de Caín Velásquez sigue dando mucho de qué hablar en Estados Unidos y en general en todo el mundo de las MMA, donde el excampeón del peso pesado de UFC es una institución. Las circunstancias en las que el exluchador fue detenido en marzo pasado, tratando de tomarse la justicia por su mano, generaron una corriente de apoyo al propio Caín por parte de muchos luchadores de UFC, pero lo cierto es que éste actuó al margen de la ley. Ahora, después de ocho meses de prisión, podrá salir en libertad condicional hasta la celebración del juicio (por 10 cargos, incluido el intento de homicidio premeditado), bajo el pago de 1 millón de dólares.

Según explicó el fiscal días después de la detención de Velásquez, durante la vista ante el juez, el ex de UFC disparó una pistola calibre 40 "varias veces" durante una "persecución a alta velocidad" contra el vehículo que conducía Harry Goularte Jr., el hombre acusado de presuntamente abusar sexualmente del hijo de 4 años del luchador. El excampeón también embistió al otro vehículo, en el que Goularte iba acompañado en ese momento de su padrastro, Paul Bender, quien resultó herido de bala.

EL CASO QUE AFECTA AL HIJO DE VELASQUEZ

En concreto, Goularte Jr. es el hijo de la propietaria de una guardería a la que acudió la policía el 23 de febrero pasado por una presunta agresión sexual, que involucró a un niño, que luego se supo que era el hijo de Velásquez. Goularte Jr., supuestamente vivía en las instalaciones, pero no era un empleado del centro infantil.

Tras declarar el menor ante la justicia el día 24 de febrero, Goularte Jr. fue acusado de múltiples cargos relacionados con actos lascivos con un menor, e ingresó en la cárcel del condado de Santa Clara, con una fianza fijada en 50.000 dólares. Fue procesado por el Tribunal Superior del Condado de Santa Clara el 25 de febrero, pero el juez lo puso en 'libertad bajo su responsabilidad' al no tratarse de un delito capital, con lo que se anuló la fianza, pero sí que sería monitoreado por la policía. Su puesta en libertad hizo que Velásquez enfureciera y fuera a por esta persona.

Ahora el juez Arthur Bocanegra ha atendido a las múltiples peticiones de los abogados del exluchador y le ha concedido la condicional tras el pago de una fianza de 1 millón de dólares. Bocanegra, dijo: "Señor. Velásquez, no lo liberaría si no estuviera convencido de que finalmente su puesta en libertad en este momento, ocho meses después, no supusiera un peligro para Harry Goularte, principalmente, y Patricia Goularte o Paul Bender, o la sociedad. Si es usted tan devoto como esposo y como padre como dice, quiero creer y confío en que usted no hará nada que pueda arrebatarle a su hijo, su hija o su familia. Espero que demuestre que no estoy equivocado".

"No lo haré, señoría", respondió Velásquez, quien estará en arresto domiciliario con monitoreo por GPS. También deberá someterse a un tratamiento ambulatorio por lesión cerebral traumática y CTE (encefalopatía traumática crónica), un trastorno que se ha demostrado que está detrás de la demencia prematura de numerosos deportistas relacionados con los deportes en los que se producen contactos bruscos con la cabeza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico