Cambiemos acepta el debate por el aborto, pero rechaza convocar a sesión especial para el 8 de marzo

El debate por la legalización del aborto desembarcó con fuerza ayer en el Congreso, después de muchos años de resistencia, luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, les indicara el jueves a los jefes parlamentarios de oficialismo que el Gobierno "no va a obstaculizar" la discusión del tema.

Cambiemos se declaró dispuesto a abrir en la Cámara de Diputados una discusión sobre la despenalización del aborto, pero rechazará una propuesta para debatir la iniciativa sobre tablas en una sesión especial del 8 de marzo, ya que sostiene que el controvertido proyecto requiere de un amplio y serio tratamiento en las comisiones parlamentarias.

El oficialismo está listo para habilitar un amplio análisis con especialistas, en conjunto con medidas para la prevención del aborto, pese a que tanto en el PRO como en el radicalismo la posición mayoritaria rechaza este proyecto impulsado la organización la “Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito”.

El debate por la legalización del aborto desembarcó con fuerza ayer en el Parlamento, después de muchos años de resistencia, luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, les indicara el jueves a los jefes parlamentarios de Cambiemos que el Gobierno “no va a obstaculizar” la discusión del tema.

La cuestión fue abordada en un encuentro que el jefe de los ministros mantuvo en la Casa Rosada con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y con las autoridades de las bancadas de PRO, la UCR y la Coalición Cívica.

“Es un tema del Parlamento”, definió Peña, en lo que fue interpretado como una “libertad de acción” por parte de algunos de los legisladores presentes.

El proyecto para despenalizar el aborto, que ahora propone legalizarlo hasta la semana 14 de embarazo, se ha presentado cada dos años en los últimos tiempos, elaborado por la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y será propuesto nuevamente el 6 del mes que viene.

Fuentes parlamentarias del PRO señalan: “vamos a dar el debate que está instalado en la agenda de la sociedad, pero en conjunto con la subrogación de vientres, la campaña de prevención y agilización de las adopciones, pero no vamos a dar quórum de ninguna manera a la discusión sobre tablas en la sesión especial del 8 de marzo”.

De todos modos, las legisladoras que promueven esta iniciativa avanzarán con su cronograma de presentar el proyecto de ley el 6 de marzo, y pedir la sesión especial dos día después, en el Día Internacional de la Mujer.

La estrategia de un grupo de diputadas opositoras, encabezadas por la legisladora de Libres del Sur Victoria Donda, la kirchnerista Mayra Mendoza, Carla Carrizo (Evolución Radical), Brenda Austin (UCR) y la izquierdista Romina Pla entre otras, también tiene el riesgo que si juntan quórum el proyecto se rechace, ya que aún no están los números para votar esta iniciativa.

En ese sentido, la diputada Donda dijo: “si es real que el Presidente habilitó el debate sobre la legalización del aborto, esperamos que el 8 de marzo, en una sesión especial, haya quórum para poder discutirla”.

De acuerdo con los números que maneja el oficialismo, de los 108 legisladores que conforman Cambiemos, sólo respaldan la despenalización del aborto entre 10 y 15 de los 55 del PRO, mientras en el radicalismo hasta ahora apoyan esa propuesta unos 15 de 42 miembros, y de los 10 de la Coalición Cívica aún no se pudo establecer la postura predominante.

El vicepresidente de la Cámara baja, Luis Petri, aclaró que “no hay una posición” de la UCR sobre la despenalización del aborto y que cada legislador tiene “libertad a la hora de votar”. Sin embargo, afirmó que personalmente no está de acuerdo en legalizar la interrupción del embarazo.

En declaraciones a Télam Radio, el legislador dijó: “en estos temas existe y ha existido desde siempre libertad a la hora de votar”, y remarcó que “no hay una posición de Cambiemos, ni partidaria al respecto del aborto”.

Desde el PRO, el senador Humberto Schiavoni manifestó que la despenalización del aborto “es un tema que no lo instala ni lo promueve nuestro espacio político, pero es un tema que está en muchos sectores de la sociedad, incluso en muchos parlamentarios de otros partidos”.

Pero no sólo las divisiones están en el oficialismo; en el interbloque Argentina Federal -que responde a los gobernadores justicialistas-, que tiene 31 miembros, la mayoría está en contra de la despenalización del aborto, según admitieron voceros de ese espacio político.

Tampoco hay consenso en el Frente para la Victoria, que en sus períodos de gobierno paralizó el debate, ya que la ex presidenta Cristina Kirchner se opone también a permitir la legalización de la interrupción del embarazo.

Solo están a favor de sancionar el proyecto la izquierda y el Movimiento Evita, que comprometió la participación de sus cinco miembros en la conferencia de presentación de la iniciativa del 6 de marzo, y la sesión especial solicitada para el 8 de marzo.

En ese sentido, el jefe del bloque del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, indicó: “gracias a la incansable lucha de cientos de miles de mujeres tenemos la posibilidad de debatir el #AbortoLegal en el Congreso. Otra vez la calle le marca la agenda a la política”.

En este contexto de divisiones por convicciones religiosas o morales, la Cámara de Diputados vuelve a instalarse el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, que ya fracasó en siete oportunidades en otros tantos años parlamentarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico